Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:
Somos muchos los que por pura casualidad hemos coincidido con algún coche de Google Street View. Esos coches con cámaras y una antena enorme  que parecen ir recorriendo calles y carreteras sin un rumbo concreto. Lo cierto es que pese a que muchas veces hemos hablado aquí de Google Street View y Google Maps y su historia nunca habíamos conocido como plantea Google las rutas que han de seguir estos coches.

Y es que estamos hablando de Google, donde la optimización y la eficiencia son una de las máximas, así que no es de extrañar que todo se calcule y se base en la matemática y la topografía en este caso. Ya sea por optimización de costes o por tener una mentalidad muy matemática en este caso resulta ser una gran aliada para planificar los viajes de los coches de Google. Pero se han encontrado con un caso realmente curioso y que ha planteado un reto, un desafío matemático que ha permanecido sin resolver mucho tiempo pero que dio pie al nacimiento de una teoría que actualmente aplica Google.

PencilSe trata de la ciudad portuaria de Kaliningrado, una ciudad que tiene siete puentes que permiten cruzar el rio Pregel. Un reto para Street view, ya que para optimizar las salidas de los coches se les presenta un auténtico desafío teniendo en cuenta que lo óptimo sería pasar una sola vez por cada puente. Un desafío ya conocido en la historia de la ciudad y de las matemáticas como el Problema de los puentes de Königsberg. Un problema que no fue capaz de resolver nadie hasta 1736. Fue Leonhard Euler el que encontró una respuesta, aunque negativa.

La pregunta, al igual que se la planteó Google consistía era: Dado el mapa de Kaliningrado, con el río Pregol dividiendo el plano en cuatro regiones distintas, que están unidas a través de los siete puentes, ¿es posible dar un paseo comenzando desde cualquiera de estas regiones, pasando por todos los puentes, recorriendo sólo una vez cada uno, y regresando al mismo punto de partida? La respuesta de Euler fue que no era posible pero gracias al estudio de este problema nació la teoría de Grafos.

Y parece mentira pero gracias a este problema hoy no son pocas las aplicaciones de esta teoría de Grafos, ya sean en informática, telecomunicaciones, electrónica o topología entre otros. De hecho Google usa mucho esta teoría para calcular las rutas óptimas para sus coches de Street View, ayudando a capturar la mayor cantidad de imágenes en el menor tiempo posible. Algo que después de 278 años sigue poniendo de manifiesto  lo maravillosa y lo fascinante que pueden ser las matemáticas.

Via Google Maps Blog | Wikipedia