Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

¿Qué ocurre cuando trabajan juntos parte del equipo de desarrollo del Big Dog (DARPA), los tipos que llegaron por primera vez a la Luna (NASA), el segundo mayor fabricante de aviones y equipos aeroespaciales del mundo (Boeing) y la fuerza aérea de los Estados Unidos? Pues que te construyen un avión hipersónico capaz de alcanzar Mach 7, con la forma de un tren bala y lo llaman X-51 Wave Rider (siete, teóricamente Mach siete).

Se trata de la versión final del Boeing X-51, capaz de alcanzar la endiablada velocidad de 8.580 Km/h, superando, hasta ahora con creces, a todos sus dignos predecesores, tales como el tan conocido Lockheed SR-71 Blackbird (sí, el de los X-Men), o el Falcon Project de DARPA.

En el vídeo que podéis ver a continuación, Boeing nos muestra la última prueba de vuelo realizada el pasado miércoles, en la cual, descubrimos que el Wave Rider necesita nada menos que un bombardero Boeing B-52 y una altitud de más de 15.000 metros, para encender su motor tipo scramjet y quintuplicar la velocidad del sonido. Ahí es nada.

“Imagina encender una cerilla en mitad de un huracán y mantenerla ardiendo”, este es el símil que nos propone Boeing para tratar de comprender la brutal combustión que produce su último juguete. Según el informe de la fuerza aérea de los Estados Unidos, la prueba ha resultado un completo éxito, el Wave Rider recorrió 230 millas náuticas (425 Km) en poco más de 6 minutos, en la que ha sido su cuarta prueba hasta la fecha.

Os dejamos con el vídeo conmemorativo de tal hazaña, en el que Boeing nos enseña con más detalle el funcionamiento del Boeing X-51 Wave Rider. Es sin duda una de las máquinas más potentes que hemos visto con la más alta tecnología aeronáutica que no dejará a nadie indiferente.

Vía | SCPR