Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Impresionante historia y forma de ver de una persona que estuvo en una prisión durante 25 años. Si a nosotros, sea por problemas o quehaceres nos vemos desconectados una semana ya nos da la sensación de estar desfasados, desinformados o nos estamos perdiendo alguna innovación importante, esto puede ser más grave si en lugar de una semana es un mes pero, ¿os imagináis que en realidad nunca hayáis conocido Internet y de repente ver todo el potencial que tiene?

Michael Santos fue encarcelado en 1987 por tráfico de drogas a los 23 años y condenado a 45 años pero fue liberado en agosto del 2012 cuando tenía 48 años de edad, después de 25 años y dos días en prisión. Durante esta estancia ha sido escritor con 7 libros publicados y blogger sin internet incluso en TheHuffingtonPost, su esposa recibía los escritos a mano y los escribía en el blog.

Michael Santos no llegó a conocer Internet antes de su encarcelamiento pero a los pocos años de su ingreso no paraba de escuchar noticias relacionadas con la red en plena fiebre del “Tienes un email” en los años 90 en los Estados Unidos. Pese a ello y a soñar el potencial que podría tener una herramienta como Internet, jamás se podía imaginar hasta donde había llegado la red, qué se podía hacer en ella, cómo había roto todas las fronteras y distancias en la comunicación humana y mundial así como la creación de la biblioteca más grande del mundo gracias a la aportación de todos los ciudadanos.

Ante el férreo bloqueo de la prisión para que pudiera conectarse o experimentar internet incluso con la prohibición del uso de máquinas de escribir electrónicas a los presos, Michael Santos quería formar parte de la red y comenzó a “conectarse” indirectamente a través de manuscritos, incluso diseñó el diseño de su página web que su red de apoyo de amigos y familiares la hicieron realidad y crearon su página web donde el podría ir publicando sus escritos, opiniones y artículos respecto a la forma de ver el mundo por parte de una persona que no conocía internet pero si conocía la forma de ver el mundo entre rejas.

Tras ser liberado con condiciones (con trabajos para la comunidad) conoció por fin Internet y además de maravillarse a la hora de conocer por fin el sueño tan deseado, se puso en contacto con diferentes medios y periodistas para que le ayudaran a difundir sus trabajos realizados en prisión así como embeber por completo toda la red escribiendo en una página de Facebook, creando su cuenta en Quora y Linkedin, comenzar a ganar seguidores en Twitter o poner al día el diseño de la página web que creó estando en prisión.

¿Que opinaríais o experimentaríais si de estar completamente desconectados conociérais Internet? ¿Es posible acercarse con la imaginación a todas las posibilidades que ofrece la red?

Fuente: Salon.com