Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Era cuestión de tiempo. De hecho, una mente algo calenturienta como la mia ya lo había pensado al poco de conocer el proyecto. Llamadme pervertido pero es así, una cámara que ofrece una visión subjetiva y con la que se puede tener un control casi absoluto por voz o con algunos toques no podía librarse de una industria como la pornográfica. Y poco ha tardado.

Y es que Mikandi.com (NSFW) va a ser la primera en presentar una aplicación para Google Glass. De hecho se espera que sea en esta semana que la aplicación vea la luz. Una aplicación que proporcionará contenido como ya lo viene haciendo con los teléfonos Android. Es decir, como una especie de Google Play del porno, donde encontraremos aplicaciones, juegos y todo tipo de contenido adulto.

Según Jennifer Mcewen, co-fundadora de Mikandi , Google Glass ofrece un campo de experimentación bastante particular. Y es que como decía Glass permite la grabación en primera persona, algo con lo que ya están haciendo pruebas. Además, el hecho de que el dispositivo pueda enviar y recibir información y permita pues, una interacción con más gente, abre un mundo de posibilidades.

Google-Glass-on-MiKandi-Porn-App-StoreUnas posibilidades que pueden suponer una manera diferente y muy atractiva de crear y consumir contenido para adultos.  Y es que el concepto de las gafas recuerda mucho a cosas que quizá hemos visto en películas de ciencia ficción en las que se podía grabar una experiencia y revivirla como propia mediante complejos aparatos, como en la película “Días extraños”. Salvando las distancias, claro está, Google Glass podría aportar mucho en este sentido.

Todo, siempre y cuando Google dé su beneplácito, algo que tampoco parece importar demasiado a la gente de Mikandi. De hecho ya han tenido sus más y sus menos con Apple, que retiró su aplicación  junto con otros cientos de aplicaciones subidas de tono. Lejos de tirar la toalla, Mikandi hizo un llamamiento a los desarrolladores que habían tenido problemas con Apple para seguir desarrollando junto con ellos para Android, donde de momento siguen activos y sin demasiado problema.

Pero no sería de extrañar que Google no quiera que las Google Glass se usen para este cometido, aunque es inevitable. Poco o nada se conoce de la opinión al respecto de los planes de Mikandi por el momento, aunque en todo caso es responsabilidad de cada usuario visualizar el contenido que desee.


Sin duda se presenta un panorama interesante, y es que no olvidemos que esta industria mueve muchísimo dinero. El uso de tecnología puntera como las Google Glass puede suponer un punto y aparte del contenido digital como lo conocemos, y esto incluye el contenido adulto. Una puerta a la que será muy difícil no querer mirar por la cerradura para ver como es. ¿No os parece?

Via Zdnet