Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Elon Musk, es un emprendedor billonario estadounidense, conocido co-fundador de PayPal y CEO de Tesla Motors, aunque es aún más conocido por haber creado el primer automóvil eléctrico viable para producción en la era moderna (Tesla Roadster). Y como no podía ser de otra forma, ha declarado recientemente estar muy interesado en la tecnología de conducción autónoma que está mostrando Google. ¿Un vehículo eléctrico con 0 emisiones y piloto automático? Bienvenidos al futuro.

En Tesla Motors saben que Musk nunca se ha cortado un pelo en hacer todo tipo de declaraciones, ya sea mediante entrevistas o en su propia cuenta de Twitter, y es por ello que ha dejado claras ciertas cuestiones acerca de las conversaciones que se están llevando a cabo entre estos dos gigantes de la tecnología. “Una tecnología capaz de asumir la responsabilidad que tiene un conductor al volante, es un paso lógico en la evolución del automóvil” dice Musk, el CEO de Tesla siempre ha tratado de dejar claro que sus intenciones se acercan más a la idea de seguridad que refleja el piloto automático de un avión.

Por su parte, Sergey Brin parece muy contento con las últimas pruebas realizadas a uno de los proyectos más ambiciosos de la gran G, pues hace tan solo unos días, os hablábamos sobre la ingente cantidad de información que procesa el Google Car. Y es que Google no se cortaron un pelo en declarar que en cuestión de 5 años podrían tener listo un modelo para su comercialización.

Tesla_Google_02

Sin embargo, otros fabricantes de automóviles como Nissan y fuentes oficiales del gobierno de Estados Unidos, advierten de que los vehículos totalmente autónomos no podrán alcanzar los concesionarios hasta pasada una década como mínimo, el doble del tiempo sugerido por Google. Aunque el Toyota Prius autónomo de Google ya tiene el permiso para continuar realizando pruebas en carreteras públicas en los estados de Nevada, California y Florida.

“El problema del enfoque actual de Google es que su sistema de sensores es demasiado caro” apunta Musk, el cual apuesta por un sistema óptico de cámaras y un software que analice la situación a través de las imágenes recogidas. Lo cual, si bien puede reducir ampliamente los costes, probablemente no tenga la misma eficacia que el sofisticado sistema de sensores de Google.

De cualquier modo, Tesla y Google seguirán manteniendo conversaciones, y ninguno descarta la posibilidad de embarcarse en algún proyecto juntos. Por nuestra parte, no vamos a perder de vista una relación con tanto futuro, y esperamos poder contaros más noticias acerca de la evolución de este tipo de proyectos.

Vía | Bloomberg