Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Si para algo han servido las grandes películas de ciencia ficción es para llevar a los investigadores a desarrollar gadgets o sistemas futuristas que se puedan utilizar en la realidad.

Uno de ellos fueron las impresoras en 3D, ahora tan populares pero también tan criticadas. Con ellas podemos crear todo lo que se nos ocurra y, ahora, es la NASA la que quiere dar un paso más allá cocinando unos platos algo particulares. Como si del mismo “Replicator” de Star Trek se tratase, la agencia espacial estadounidense ha decidido ponerse a desarrollar una de éstas para que sirva de sustento a los astronautas en sus largas misiones espaciales.

El proyecto parte de una beca de 125 mil dólares para crear un prototipo que sirva de base para crear el proyecto final. Pero esto va mucho más allá que un simple sintetizador de comida. Los ingenieros confían en que en un futuro todas las familias del planeta puedan conseguir una de éstas para cocinar, llegando a poner fin al consumo de comida rápida. Entonces, solo iríamos a las tiendas a comprar cartuchos que contengan la cantidad de ingredientes que deseamos, sin ningún tipo de aditivos o conservantes.

A pesar de ello, el pensar que la mecánica de una impresora pueda crear suculentos platos no suena muy apetitoso pero, según algunos escépticos de este proyecto, llegará un punto en el que la población mundial sería tan elevada que sólo nos podríamos sustentar a base de este tipo de alimentos.

Con todo esto, la NASA quiere conseguir implantar este sistema en Marte (coincidiendo con el proyecto Mars One) llegando a servir de sustento a los colonizadores de una manera rápida, económica y “sana”.

Para entender cómo funciona lo mejor es ver el esquema de la siguiente imagen:

smrc-3d-printer-schematic

Pero, ¿por qué pizza?. Muy sencillo, si tenemos en cuenta la mecánica y el funcionamiento de una impresora en 3D, podremos ver que los proyectos los elabora por capas y, sin duda, la pizza es el alimento más sencillo de “cocinar” conforme a este sistema, que a su vez se encargaría de calentar los ingredientes como si de un horno convencional se tratase.

Uno de los primeros platos que se elaboraron fue esta particular pizza de chocolate:

Si este proyecto sigue adelante y acaba siendo un éxito ¿por qué no hablar de un nuevo tipo de libros de recetas? Ahora éstos serían algo así como recetas de código abierto, simplemente tendríamos que informatizar nuestra receta y la impresora se encargaría de cocinarla.