Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

A lo largo de la historia de la tecnología hemos sido testigos de grandes inventos que han revolucionado la forma en que creamos, consumimos y compartimos información, tanto a nivel hardware como a nivel software. Por suerte, muchos de los que seguimos Omicrono, hemos vivido varias de estas revoluciones, como el boom de los smartphones, o el nacimiento de las redes sociales. Hoy vamos a fijarnos en la que muy posiblemente sea una de las tecnologías con más futuro en la actualidad: la impresora 3D.

¿Por qué comparo el auge de los smartphones con una impresora? Pues porque se trata de un hardware capaz de reproducir a escala cualquier objeto que se pueda imaginar, y cuando los límites los pone la imaginación… Para los que no estéis muy al tanto acerca de esta tecnología y sus posibilidades, podemos citar ejemplos tan sencillos como crear una funda para el móvil, o implicaciones tan importantes como avances en robótica y apuestas de futuro que podrían tener grandes consecuencias económicas.

Estamos, sin duda alguna, ante una nueva revolución tecnológica, la cual no tardará mucho en llegar a nuestros hogares. Podremos descargar de internet un simple archivo que contenga el diseño de cualquier objeto que necesitemos, para reproducirlo en una impresora 3D, tal y como ahora descargamos un PDF y lo imprimimos en nuestra propia impresora a color. Si bien es cierto que en la actualidad solo unos cuantos privilegiados pueden permitirse adquirir este hardware, es cuestión de tiempo que se reduzcan los costes de fabricación, y pronto se gane un lugar en el escritorio.

Por desgracia, esta tecnología no llegará a nuestras manos sin unas cuantas polémicas acerca de sus infinitas posibilidades. Como toda herramienta que permite un desarrollo creativo, sufrirá los efectos del podrido sistema de patentes, las presiones de los derechos de autor, y muchos otros problemas legales. Problemas como el que está sufriendo en EEUU el proyecto de código abierto Defense Distributed, cuyo fin es dotar a cualquiera que tenga acceso a una impresora 3D, de la capacidad de imprimir un arma de fuego completamente funcional.

Quiero imaginar con vosotros un futuro: Un futuro en el que Google ofrece la posibilidad de buscar diseños CAD, como hasta ahora buscamos imágenes o lugares. Un futuro en el que existen multitud de foros en los que millones de personas comparten, libremente, sus propios modelos. Un futuro en el que diseñamos una pequeña pieza a medida para hacer una chapuza en el salón, utilizando una aplicación de nuestro smartphone, la cual ya está impresa cuando llegamos a casa…