Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

La empresa japonesa Sony, una de las más mundialmente reconocidas por sus aparatos electrónicos como televisiones, cámaras de fotos o la popular Play Station, ha reconocido que durante este siglo ha perdido más dinero del que realmente les beneficia con la venta de estos aparatos.

Así lo contaba su manager ejecutivo Kazuo Hirai, planteando que la mayor parte de los beneficios reales de la empresa provenían de la venta de productos multimedia y de la industria de Hollywood, además de la venta de seguros de vida, conformado el principal sustento económico de la empresa. Por ello, han surgido muchas ideas en torno si abandonar la industria tecnológica y potenciar la multimedia continuado con la venta de seguros, o buscar otras alternativas sin abandonar el mercado actual.

Muchos expertos analizaron este peculiar caso, ya que es difícil pensar como una empresa de tal calibre gane más dinero de productos que, a día de hoy, se venden menos. Los resultados fueron bastante llamativos, resulta que la mayor parte de beneficios los reciben de la venta de seguros. Aunque es cierto que esta parte sólo proviene de la venta en Japón, no en Estados Unidos o Europa.

Traducido a números implica que la venta de seguros asciende al 63% de beneficios. Sólo con los seguros de vida recaudaron 9 mil millones de dólares en los últimos 10 años. Por otro lado, con la venta de música y proyectos cinematográficos llegaron a recaudar unos 7 mil millones de dólares durante la última década. El 40% restante se podía traducir en pérdidas de unos 8.5 mil millones de dólares con la venta de productos electrónicos.

Un posible reflejo del momento por el que pasa Sony se vio en los recortes que sufrieron 10.000 empleados (un 6% de todo el personal que tienen en todo el mundo) el pasado año tras llevar cuatro años en números rojos.

Con todo ello, los expertos opinan que el principal problema de Sony es su manía en centrarse en lo tecnológico cuando, basándonos en los resultados, parece que es su talón de Aquiles.

Si nos centramos en el mercado de smartphones, Sony no deja de ser un actor secundario, detrás de Apple o Samsung. Al igual que está pasando con las cámaras de fotos o incluso la consola Play Station. Volviendo a reflejarse en datos económicos “preocupantes” como los de la bolsa de Japón, cotizando un 30% menos que su competidor directo Dai-ichi Life Insurance.

Koji Yamada, director de la investigación Value Partners, sostiene que es muy complicado obtener beneficios de tres sectores industriales totalmente distintos en los que invierte Sony. Es cierto que ha sido una de las empresas que más ha influido en su desarrollo pero, en los tiempos que corren, es mejor centrarse en lo que verdaderamente les pueda mantener a flote.

Con todo esto, cada uno puede sacar sus propias conclusiones. ¿Debe Sony continuar invirtiendo en electrónica? ¿Tendrá que dedicarse únicamente al sector cinematográfico? ¿O volver al sector de las finanzas como en los comienzos de la empresa?

Vía: The New York Times