Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Como era de prever, el mayor escándalo de espionaje por parte del gobierno de los EEUU en los últimos años no ha dejado de colear. Desde que se filtraron al público los métodos y maneras que la NSA usa para vulnerar la privacidad, no solo de sus conciudadanos, sino también del resto del planeta, las reacciones se han sucedido una detrás de otra, ya sea para negar cualquier responsabilidad (las compañías asociadas al programa) como para quitar hierro al asunto (el gobierno de Obama). Además, parece que estas filtraciones han sido el pistoletazo de salida para otras salgan del letargo en el que se encontraban. Un caso relacionado con PRISM acaba de ver la luz, y desvela que algunas de estas reacciones no son del todo honestas.

Como ya sabemos, PRISM es el programa de la NSA para acceder directamente a los servidores de los proveedores de servicios como Google, Microsoft, o Facebook. Su principal característica es que, después de que la compañía se una al programa, los agentes del gobierno pueden acceder directamente a sus servidores sin que ésta lo sepa, permitiendo a los mandamases lanzar mensajes de tranquilidad a sus usuarios afirmando que no dan su información al primero que se la pide. Es una “media verdad” por así decirlo.

Pues bien, ahora The Guardian ha publicado una nueva pieza del puzle, llamada Boundless Informant (informante sin límites). Se trata de una herramienta que utilizan los agentes y altos miembros de la NSA para tener una visión clara de dónde proviene su información. Este programa muestra en un mapa la cantidad de registros obtenidos por países, dividiéndolos en una escala de colores. Como vemos, esta no es una herramienta demasiado específica, ya que está diseñada para averiguar en tiempo real la cantidad bruta de información que se recibe en un lugar determinado.

boundless heatmap large

Lo que sí permite Boundless Informant es seleccionar un país en particular y ver el volumen de metadatos creado, así como detalles de estos registros. Así, los agentes pueden usar esta herramienta para responder preguntas vagas como “¿qué cantidad de información tenemos de este país, y de qué tipo?”, que parecen estar orientadas a reuniones con altos miembros mas que a un trabajo de espionaje exhaustivo.

Si nos fijamos, en Marzo de este año el programa no registraba mucha actividad proveniente de España (menos que en Francia y mas que en Portugal), aunque es curioso que la actividad registrada de EEUU sea tan alta (tres mil millones de registros en un solo mes), teniendo en cuenta que una de las excusas que ha esgrimido el gobierno para justificar PRISM es que supuestamente no recopila metadatos relacionados con EEUU.