Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

Para entender en qué consiste el sonido en 3D deberemos definir el término holofonía, que no es más que la representación del sonido en modo MONO, por el que se consigue que los sonidos obtengan la salida que deseamos, dando la sensación de 3D.

Fue creado por Hugo Zuccarelli en 1980, que aplicó el término de holograma al sonido. La idea es “jugar” con el cerebro mediante la reproducción de sonidos con dos auriculares estéreo, consiguiendo un sonido nítido y envolvente que dotará de un gran realismo al contenido de éste. Uno de los primeros experimentos, o quizás el más conocido, se puede escuchar en el siguiente vídeo (ponte unos auriculares en modo estéreo, cierra los ojos y dale al play):

¿Increíble verdad? Sin duda te sientes como si de verdad estuvieses en una peluquería y puedes llegar a notar cómo te cortan el pelo o, lo más increíble, cómo te susurran al oído. Hay muchos otros ejemplos como el de Virtual Dentist o Haunted House que se ven como vídeos relacionados al anterior.

Este sistema supera con creces al resto de formas de reproducción actuales, las cuales logran una gran calidad de sonido pero siguen pecando en exceso en la realidad del mismo, lo que resulta muy perjudicial para algunas industrias como la de los videojuegos o como la del cine, pues impide lograr una experiencia sonora 100% real.

Si seguimos investigando un poco más podemos conocer el sistema que utilizó Zuccarelli: colocando un sistema auditivo artificial a dos cabezas de maniquís simuló el funcionamiento del sistema de percepción del sonido del cerebro para crear un modelo que sirva como plantilla para cualquier tipo de sonido.

La manera de conseguir esto es “repartiendo” partes de la reproducción a uno u otro auricular dando a conocer al cerebro de dónde viene el sonido. La desventaja es que esto sólo se consigue de momento con la utilización de auriculares, lo que limita mucho sus posibilidades

A pesar de que supone un gran aporte al mundo audiovisual, las empresas no ven viables aplicar este sistema en el mundo del cine ya que, además de necesitar auriculares, el coste de aplicar unos altavoces alternativos es demasiado alto como plantear el cambiar la forma de escuchar el cine actual. Así que, al menos por el momento, tan solo podremos disfrutar de este sonido 3D en algunos experimentos como el video superior.