Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

Los padres son como los juguetes. De alguna manera, el de nuestros amigos siempre es mejor. Esta sensación es normal, y obedece a muchas cuestiones psicológicas, pero en el caso que vemos hoy, está plenamente justificada. Y es que, mientras que otros padres van a pescar con sus hijos, o les ayudan a hacer alguna manualidad, el que os presentamos ha construido toda una cabina de un Boeing 737 en la habitación de su hijo.

Y no estamos hablando de un par de cartones mal pintados con pantallas que solo muestran estática. No, Laurent Aigon, de Francia, ha gastado cinco años y mucho dinero en construir una réplica tan perfecta que se puede usar como simulador de vuelo profesional. Lo consiguió a base de ir coleccionando partes a través de Internet y con mucha paciencia, y con el hueco que tenía disponible entre el armario y la cama de su hijo. Cinco monitores completan el simulador, con el que ya ha realizado varios viajes alrededor del mundo.

Y lo mejor es que Aigon, un camarero de 40 años, no tiene los conocimientos que puede tener un ingeniero. Para él, esto era un proyecto para compensar no haber conseguido su sueño de convertirse en piloto profesional. Eso sí, estoy seguro de que, pese a esta creación, su hijo seguirá pensando que el padre de un amigo es mas guay que el suyo.

Fuente | Sudouest