Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

Todos hemos sido testigos y oyentes de algo que de tanto repetirlo parece que sea el cuento del Pedro, el pastor y el lobo. La verdad es que el deshielo y calentamiento de los polos sigue su curso así como el hecho de que se resquebrajen cada día varios cientos de metros de hielo para convertirse en icebergs pero, ¿y lo que no está en el borde?

Lo que está en el interior del polo norte, debido a su espesura, es difícil que por ahora se resquebraje como ocurre con los exteriores pero si le está afectando de igual manera el calentamiento y es que lo que antes era hielo ahora es agua. La cosa ha empeorado hasta el punto de estar formándose un lago que va creciendo día tras día y que ha llevado a que la expedición científica rusa haya tenido que evacuar la zona por el peligro que esto conlleva.

Como he dicho al comienzo de este post, el número de advertencias y alertas que se han dado desde organizaciones ecologistas sobre la necesidad de frenar el calentamiento global, pese a ser numerosas, no han tenido mucho éxito; por lo que nos podemos encontrar con que las medidas tomadas han sido escasas, e igualmente puede (aunque suene catastrofista) que sea demasiado tarde para frenarlo aunque si sea posible ralentizarlo.

Para poner un ejemplo gráfico sobre lo que se ha vivido en las últimas décadas, el siguiente gráfico pertenece a una involución en la extensión del hielo marino y como se ha ido reduciendo en las últimas décadas.

extensión hielo

 

Aunque por el momento no es un lago muy profundo teniendo en cuenta que es reciente, otra cosa preocupante es su efecto “lupa“. La masa de agua multiplica el efecto de la radiación solar sobre el fondo de hielo permitiendo que cuan más grande se haga, más calentamiento sufrirá provocando todavía más deshielo, acelerando también las previsiones de su desaparición sobre el año 2050.

Fuente: o.canada.com