Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Cada cierto tiempo la industria de la tecnología parece alinearse, como si fueran astros en el cielo, y deciden apostar por el mismo producto como si fuera la respuesta a todas sus plegarias, independientemente de lo que piense el usuario. En algunas ocasiones consiguen hacerlo triunfar, pero en la mayoría les cuesta horrores encontrar a alguien que compre el producto en cuestión. Y cuando veo la nueva remesa de relojes inteligentes que se está presentando en IFA 2013, no puedo evitar sentir que van por el mismo camino.

En particular, hay dos fabricantes que están apostando especialmente por el concepto de reloj inteligente. La primera es Sony, que ya lanzó su propio Smartwatch con mucha fanfarria y pocos resultados. Ahora llega la evolución, apropiadamente llamada Smartwatch 2, y da la sensación de que nada ha cambiado. Sí que lo ha hecho, por supuesto, pero no a un nivel que suponga una revolución en el mercado.

sony-Smartwatch-2

El Smartwatch 2, con su pantalla de 1.6 pulgadas y resolución de 220×176 píxeles, está diseñado para ser la segunda pantalla de nuestro smartphone, con el que se conecta por NFC. Por tanto, es un complemento que puede resultar interesante para cambiar de canción o leer las notificaciones sin sacar nuestro dispositivo del bolsillo, pero poco más. No ayuda la falta de aplicaciones y el hecho de que cueste 179€ (199€ si no te gusta la correa de silicona negra y prefieres el acero inoxidable). Un precio demasiado alto para algo que no tiene utilidad propia, sino que es una simple extensión de otro dispositivo.

Galaxy-Gear-008-Set1-Side_Six

El otro caso es el de Samsung, con el Galaxy Gear, y curiosamente podría decirse que peca de todo lo contrario: tiene demasiadas pretensiones. En general es un mejor dispositivo que el de Sony, con su pantalla de 320×320 píxeles, un procesador a 800 Mhz y una batería (no intercambiable) de 315 mAh, pero tampoco puede decirse que tenga unas características espectaculares. Lo que si llama la atención es la cámara integrada en la correa, de 1.9 MP capaz de grabar 10 segundos de vídeo en 720p.

Cuando tienes que poner una cámara en la correa, tal vez deberías plantearte que no estás haciendo algo bien. Tal y como está, el Galaxy Gear parece sacado de la caja de juguetes de un niño pequeño y los extravagantes colores usados y su tamaño (es mas gordo de lo que dan a entender las imágenes promocionales) no ayudan. ¿Realmente vamos a usar todas sus funciones? Samsung espera que si, y por eso ha realizado acuerdos con varios desarrolladores para lanzar versiones de apps famosas como Evernote para su dispositivo. Eso sí, en su lanzamiento solo será compatible con el Galaxy Note 3 y el Note 10.1, eliminando de un plumazo cualquier interés que pudiese tener la mayoría de usuarios de comprárselo. Además, el hecho de que no hayan anunciado el precio es como mínimo sospechoso.

qualcomm-toq

Curiosamente, el reloj inteligente que mas me ha interesado por ahora pertenece a un fabricante que no esperábamos:  Qualcomm. Y es que el Toq parece comprender perfectamente que “reloj inteligente” tiene dos palabras, y no puede ignorar la primera. Con su pantalla reflectiva consume una cantidad mínima de energía como las pantallas de tinta electrónica, a lo que ayuda un procesador de 200 Mhz. Una cifra baja, pero que debería ser suficiente para las funciones con las que cuenta, como leer mensajes o esa tarea tan extraña como es mostrar la hora.

Sí, definitivamente el Qualcomm Toq puede ser el mejor reloj inteligente que he visto, y curiosamente es el menos potente y el que menos funciones tiene. Puede que sea cuestión de gustos, o cuestión de que si quiero hacer una fotografía, jugar, o realizar una anotación, saco mi smartphone del bolsillo, no rezo para que mi reloj tenga batería suficiente como para recibir mis órdenes al mas puro estilo David Hasselhoff.