Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

La llamada deep web siempre ha estado rodeada de polémica por su propio concepto. Se trata de una Internet anónima y desconectada del resto, que otorga a sus moradores la mayor libertad de expresión que se puede tener en este planeta. Por supuesto, eso significa que es muy fácil ofenderse cuando accedemos a esta Red con el navegador Tor, por ejemplo. Desde resistencia política hasta pornografía ilegal, pasando por el comercio de drogas. Y ahora este último acaba de recibir un duro golpe con el cierre de Silk Road por parte del FBI.

No es la primera vez que las fuerzas policiales estadounidenses atacan la deep web. Hace un par de meses vivimos el mayor ataque a esta red por parte del FBI, en nombre de la lucha contra la pornografía infantil, aunque por el camino cayeron muchos servicios y páginas algo molestas para ramas como la NSA. Uno de los supervivientes fue Silk Road, un servicio de compra y venta de drogas del que ya hablamos en alguna ocasión.

tor_project_logo_hq

Silk Road era un lugar en el que se podían encontrar todo tipo de compuestos y sustancia alucinógenas y como tal era ilegal en buena parte del mundo, por lo que lo realmente sorprendente es que el FBI haya tardado tanto en cerrarla. No hay que descartar que el ataque a las redes Tor de hace unos meses haya tenido algo que ver en esto, ya que los agentes habrían podido obtener información importante de alguno de los nodos. Por ejemplo, la persona detrás de Silk Road, Ross Ulbritch (Dread Pirate Ulbritch en la red), que ya ha sido arrestado y puesto a disposición de un juez de Nueva York.

En el proceso para arrestarle y tomar el control del servidor de Silk Road, los agentes del FBI actuaron como usuarios de la red, comprando 100 muestras de droga y recibiéndola en Nueva York para su análisis. Estas ventas suponían grandes ingresos para Ulbritch, de 79.8 millones de dólares gracias a las comisiones. Para hacernos una idea de la magnitud de Silk Road, el FBI asegura que contaba con mas de 950.000 usuarios registrados que realizaron 1.2 millones de transacciones.

silk-road

Lo que Ulbritch hacía con ese dinero entra en terrenos muy oscuros. Por ejemplo, supuestamente pagó 150.000 dólares a un mercenario para el asesinato de un usuario que estaba chantajeándole con revelar su identidad y la de otros en Silk Road al público. Sin embargo, el FBI no ha encontrado pruebas de que se haya producido tal asesinato y por tanto no le aplicará cargos.

Lo que si ha hecho el FBI es cambiar la página de inicio por un aviso legal. Curiosamente, su foro sigue en funcionamiento, seguramente porque se encuentra en otro servidor aunque aquellos que lo visiten deberían hacerlo con la premisa de que es posible que el FBI haya tomado el control y lo esté usando como trampa.

Con la caída de Silk Road cae otro de los grandes representantes de la deep web, nos gustase o no. Está por ver si podrá recuperarse de tantas caídas o si sus usuarios empezarán a buscar otros métodos para comunicarse anónimamente.