Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Se están vertiendo verdaderos ríos de tinta en cuanto a los efectos del té en nuestra salud. Esto no es para nada extraño si tenemos en cuenta que el té es la segunda bebida más consumida por detrás, claro está, del agua.

Son muchos los estudios que han analizado muchas características del té, entre los que cabe destacar aquellos que han analizado sus propiedades antioxidantes. Ahora, 12 nuevos artículos publicados en American Journal of Clinical Nutrition han demostrado una serie de beneficios que sin duda darán que hablar.

El té incrementa la pérdida de peso y ayuda a mantener un peso corporal saludable

Los investigadores estudiaron los polifenoles -compuestos naturales del té- y encontraron que aumentan la oxidación de grasas y el consumo de energía, lo que conlleva a una pérdida de peso para ayudar a mantener un peso saludable. En concreto, un estudio demostró que los sujetos que consumieron té verde y cafeína perdieron una media de 1’3 kg en 12 semanas.

Otro estudio mostró que los que consumen regularmente té presentan un índice de masa corporal más bajo y mejores medidas antropométricas como consecuencia de una menor cantidad de tejido graso comparados con los que no bebieron té.

Además, otro análisis demostró que las calorías quemadas como resultado del consumo de té equivalen alrededor de 100 calorías durante 24 horas.

El té reduce la probabilidad de padecer cáncer y enfermedades cardiovasculares

Otros investigadores encontraron que los polifenoles del té verde pueden ayudar a parar la progresión de ciertos tipos de cáncer.

Así, un estudio observó que después de un año, el 30% de los hombres que tomaron un placebo padecieron cáncer de próstata, a diferencia del 9% de los hombres del grupo de sujetos que tomaron té. Pero no solo protege contra el cáncer de próstata, también contra el cáncer gastrointestinal, el de pulmón, mama y piel.

Asimismo, un estudio dirigido por el doctor Claudio Ferri en Italia demostró que el té negro reduce la presión sanguínea en pacientes con hipertensión y también es capaz de neutralizar los efectos negativos de las comidas con alto contenido graso en relación con el flujo arterial sanguíneo y presión sanguínea.

Como bien afirmó el doctor Claudio Ferri, estos resultados extrapolados a escala poblacional permite concluir que beber té, aunque sea una taza al día, podría reducir de manera significativa la incidencia de ataques cardíacos y otras enfermedades cardiovasculares.

El té mejora la consistencia ósea, la atención y la capacidad de resolver problemas

Otro beneficio que se le otorgó a los polifenoles del té verde fue un aumento de la densidad ósea evitando la progresión de la osteoporosis. En un estudio, el consumo de té redujo un 30% el riesgo de sufrir fracturas de cadera en hombres y mujeres mayores de 50 años.

Además, se demostró que mejora la capacidad de atención y la implicación de los sujetos que bebían té en las distintas tareas. De hecho, otro estudio mostró que los sujetos que bebieron 2-3 tazas de café en 90 minutos, obtuvieron mejores resultados en una tarea de atención y se mostraron más atentos en comparación con los que bebieron un placebo.

Los investigadores creen que el aminoácido teanina y la cafeína son los responsables de los beneficios psicológicos del té.

El doctor Jeffrey Blumberg, director del compendio de dichos estudios, concluye:

“Los seres humanos han estado bebiendo té desde hace unos 5.000 años, [periodo] que se remonta al Paleolítico. La investigación moderna está proporcionando la prueba de que hay beneficios reales para la salud que se consiguen disfrutando de esta bebida milenaria.”

Fuente: Medical News Today