Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

¿Está haciendo Microsoft todo lo posible para garantizar que los usuarios de Windows XP actualizan sus sistemas? Hace un par de días se anunció una campaña de marketing centrada en dos elementos: una página web que te decía si estabas usando Windows XP, y una ventana emergente que aparecerá a los usuarios cada vez que inicien el sistema. Aparte de eso, no mucho mas, y si tenemos en cuenta que casi el 30% de los escritorios siguen con Windows XP, tal vez no sea suficiente.

Desapego de Microsoft por sus usuarios

De hecho, lo que estamos viendo es un ejercicio puro de vagancia por parte de Microsoft, que no es capaz ni siquiera de montar guías y programas para los usuarios que no pueden o no quieren actualizar. La compañía ha llegado incluso a dejar esa responsabilidad en los usuarios mas avanzados: con la entrada “Ayuda a tus amigos y a tu familia a desprenderse de Windows XP” de su blog oficial Microsoft reforzó el tópico de que aquellos con conocimientos de informática deben ayudar gratis a sus conocidos.

windows-xp-fin-3

Una página web que detecta si tenemos Windows XP no ayuda en absoluto, como tampoco lo hace un aviso contínuo. Lo que necesita el usuario es una herramienta que le permita actualizar sin perder sus datos y manteniendo el método de trabajo que lleva usando toda su vida. En vez de eso, Microsoft se alió con el desarrollador LapLink para lanzar una versión gratuita de su programa de migración, un programa que lo único que hace es copiar archivos de un ordenador a otro.

¿Quieres actualizar? Buena suerte

 

De hecho, la opción como tal de “actualizar” desde Windows XP ni siquiera está contemplada por Microsoft. O reinstalas todo el sistema borrándolo todo, o te compras un ordenador nuevo. Por no mencionar lo patético que resulta que haya tenido que obtener esta aplicación de un tercero en vez de crearla con alguno de sus numerosos equipos de desarrolladores.

Tampoco está en marcha ninguna promoción para comprar Windows 8.1 a precio reducido, otra alternativa que ayudaría a mejorar la migración; también ayudaría si el usuario tuviese la seguridad de que puede hacer en 8.1 lo mismo que en XP, pero en vez de centrar su campaña en eso, Microsoft se explaya en explicar lo bonito que es Windows 8.1 y lo bien que queda en una tablet. Algo inútil para alguien que viene de XP.

Microsoft tiene una bomba de relojería en sus manos, y en vez de dudar si cortar el cable verde o el rojo, ha preferido meterla debajo de la mesa, a ver si desaparece mágicamente.

Fuente | Microsoft | HotHardware | Techcrunch