Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Esta semana Mozilla por fin consiguió encontrar una persona que ocupase el puesto mas importante, el de CEO de la compañía; al final fue Brendan Eich el elegido para llevar hacia delante la filosofía y el objetivo de una de las principales empresas relacionadas con el código libre del mundo. La verdad es que no le faltaban méritos para hacerlo, ya que además de co-fundar la propia Mozilla se trata del creador de Javascript. Sin embargo, varias revelaciones sobre la opinión y los actos de Eich sobre los derechos del colectivo homosexual están poniendo en peligro estos primeros días en el cargo, hasta el punto de que se ha convertido en una auténtica crisis.

La proposición de la vergüenza

proposition8-gay-rights

En 2008 Eich donó 1000 dólares a la campaña por la aprobación de la llamada proposición 8 en California, dirigida a prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo; una proposición que finalmente fue aprobada para consternación de colectivos de homosexuales y partidarios de sus derechos en todo el mundo. Puede que la donación de Eich no fuese determinante, pero sí que ayudó a que se produjese esta prohibición, además de dejar clara su postura al respecto.

Ahora muchos miembros de Mozilla ponen en duda que una persona así sea la adecuada para llevar adelante un proyecto basado ante todo en la libertad. Puede que en otras compañías no suponga un problema, pero con el tiempo Mozilla se ha convertido en algo mas que una compañía, y representa una manera diferente de ver la web; ¿es compatible esta visión de libertad en la web con la de eliminar derechos a ciertos grupos de personas?

Brendan Eich se defiende

brendan-eich

Consciente de que no puede dirigir una compañía con una buena cantidad de sus miembros en su contra, Eich escribió una entrada en el su blog en el que aseguraba que trabajaría con las comunidades LGBT, y que sus políticas en Mozilla garantizarán que siga siendo un lugar que incluya y apoye a todo el mundo sin importar la orientación sexual, la identidad de género, edad, raza, etnicidad, situación económica o religión. Eich sabe que nadie tiene porqué creer lo que diga, y espera que sus actos hablen por él.

La crisis llega a las redes sociales

 

Sin embargo, esto no ha sido suficiente para mucha gente, que no ha tardado en apuntar que en la entrada Eich no se disculpa por sus acciones pasadas. Si lo tendría que haber hecho o no es algo que dejaré a juicio del lector, pero lo que es seguro decir es que el enfado en la comunidad continúa, con varios miembros de Mozilla publicando el mismo mensaje en las redes sociales en el que piden a Eich que abandone su puesto de CEO.