Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

En  varias ocasiones os hemos hablado sobre las drogas alucinógenas, las cuales aún arrastran una muy mala fama, bastante lógica por una parte, ya que sus efectos a nivel de nuestro cerebro y la forma que tienen de alterar nuestro pensamiento las puede convertir en sustancias bastante peligrosas. Sin embargo, como ya ha sucedido con otro tipo de medicamentos que en su momento fueron catalogados como drogas, hay ciertas sustancias psicodélicas que en la dosis adecuada podrían aportarnos una serie de beneficios desconocidos hasta ahora, ya que su investigación ha estado prohibida muchos años. Repasemos algunas de ellas.

1. El LSD podría curar la depresión y reducir la ansiedad de los pacientes terminales

LSD_paciente_terminal

Hace unos dos años ya os comentamos el potencial del LSD como complemento en la psicoterapia de los pacientes con depresión. Según el estudio, a cargo de los científicos del Imperial College de Londres, los voluntarios que consumían LSD mostraban una mayor activación de las áreas de su cerebro implicadas en memorias positivas, mientras que las áreas responsables de los recuerdos negativos se frenaban. Por tanto, se concluyó que esta droga psicoactiva podría ayudar a los pacientes a controlar los recuerdos postraumáticos o incluso borrarlos.

Por otro lado, en un estudio más reciente publicado en el Journal of Nervous and Mental Disease, los pacientes terminales que tomaron esta droga alucinógena durante sus sesiones de psicoterapia referían una reducción significativa de su ansiedad cuando pensaban en que pronto terminaría su vida. Además, afirmaban que podían pensar más a gusto sobre su situación y su cercano fallecimiento gracias al consumo del LSD junto a la psicoterapia.

2. Las setas alucinógenas pueden tratar las adicciones, reducir la ansiedad y reparar células cerebrales

hongos_magicos

Otra de las drogas crucificadas hasta ahora eran las setas alucinógenas, pero ya han salido varios estudios que indican su potencial en forma de tratamiento y no como drogadicción como se podría pensar. Según una investigación llevada a cabo por el Colegio Americano de Neuropsicofarmacología (ACNP), la psilocibina, la versión artificial de la sustancia que producen las setas alucinógenas, podría usarse para tratar la ansiedad sufrida por los pacientes con cáncer terminal (igual que el LSD, como ya hemos comentado) y también como tratamiento para adicciones como el alcoholismo.

Por otra parte, hace relativamente poco se ha realizado un estudio en la Universidad de South Florida, publicado en la revista Experimental Brain Research, que afirma que la misma psilocibina también sería capaz de unirse a los receptores cerebrales y estimular la reparación y el crecimiento neuronal. Dicha propiedad haría que esta molécula con propiedades psicodélicas capaz de aliviar los trastornos de estrés postraumático o la depresión, entre otros.

3. El MDMA o éxtasis podría ayudar a tratar el miedo, la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático

 

mdma

En alguna ocasión os hemos hablado del potencial del éxtasis o MDMA, entre otros tratamientos, para tratar situaciones como el miedo, el estrés postraumático o la ansiedad. De hecho existen diversos estudios que confirman que esta droga ha tenido éxito a la hora de tratar a veteranos militares o su uso de manera simultánea a la psicoterapia como los ejemplos de drogas anteriores.

Concretamente existe un estudio de 2009 donde se usó el MDMA para tratar el trastorno de estrés postraumatico donde se demostró que esta sustancia provoca la liberación de oxitocina, la conocida hormona de la generosidad o el amor, ligada a otras emociones como la compasión.

4. La Ayahuasca puede tratar las drogadicciones

ayahuasca

La Ayahuasca es una droga usada por las tribus de la selva amazónica para propósitos espirituales y curativos a partir de la Banisteriopsis caapi vine. Incluso se suele mezclar con hojas que contienen DMT, otro compuesto alucinógeno del que hablaremos más tarde.

Pero todo lo que hace esta sustancia no es espiritural, pues según sostienen investigadores como Gabor Mate, un médico de Vancouber, la ayahuasca podría usarse para tratar las adicciones o la ansiedad de diversas enfermedades crónicas como el cáncer o la depresión.

Finalmente, existe un estudio observacional llevado a cabo en América del Norte sobre la seguridad y eficacia a largo plazo del uso de ayahuasca como tratamiento para las adicciones y la dependencia, cuyos resultados se publicaron en la revista Current Drug Abuse Reviews. En dicha investigación todos los participantes informaron de cambios positivos y duraderos, y se detectaron mejoras estadísticamente significativas en cuanto a la evaluación de la esperanza, la atención y la calidad de vida. Por supuesto la necesidad de consumo de sustancias como la cocaína, el alcohol o el tabaco se vieron reducidas de forma significativa.

5. El DMT se produce de forma natural en nuestro cuerpo durante el orgasmo y antes de morir

dmt

Finalmente tenemos el DMT o diemethyltryptamine, una droga que provoca alucinaciones pero que, a su vez, también se produce de forma natural dentro del cuerpo humano y en algunos tipos de plantas. ¿Qué significa esto? Pues significa que nuestro cuerpo cuenta con receptores especializados para reaccionar y procesar esta droga.

De hecho, existen algunas investigaciones sobre experiencias cercanas a la muerte donde se apunta a la liberación de la sustancia DMT endógena en los momentos previos a la muerte. Y no solo en esta situación, sino también cuando se produce el orgasmo.