Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Durante algún tiempo muchos usuarios nos hemos preguntado justo esto, ¿por qué Google tiene dos sistemas operativos diferentes? Ojo, porque es muy fácil comparar la situación con Apple y Microsoft, pero hablamos de cosas diferentes. Tanto Apple como Microsoft tenían sus respectivos sistemas operativos de escritorio, y posteriormente los adaptaron a los dispositivos móviles (siempre basándose en sus experiencias previas, aunque iOS y OS X sean muy diferentes y muy bien adaptados claro). Pero Google ha construido por un lado Android y, por otro Chrome OS. Han ido “al revés”, ¿verdad? La duda es, ¿por qué?

Android era el pasado, y Chrome OS es el futuro

android_family

Pues el mismo Sundar Pichal, vicepresidente senior de Chrome, Apps y Android, tiene la respuesta a esa misma pregunta. Resumiendolo bastante, Android es el pasado, donde las aplicaciones se instalan de forma nativa en el dispositivo (como sigue sucediendo en todos los sistemas para smartphones, desde luego); pero su idea de Chrome OS es la apuesta del futuro, donde las aplicaciones se obtienen de forma remota a través del navegador. Evidentemente Chrome es muy importante para Google, pues es un portal a todo Internet, tanto a datos como a aplicaciones.

chromeos-omicrono

“Estamos ampliando la computación a muchas cosas. Cada vez hay más dispositivos informáticos en nuestra vida, y buscamos que todo funcione en conjunto. Por tanto, necesitamos varias pantallas para trabajar de forma conjunta y con sentido para nosotros. Siento que estamos en una posición única porque poseemos dos grandes herramientas, Chrome y Android, dos grandes plataformas abiertas, con las que podemos conseguir todo eso y resolver los problemas de enfoque del usuario”

Según Pichal, Chrome complementa a Android en ese mundo multipantalla, pues es el sistema defensor de las tecnologías Web y tiene un papel crucial para este futuro. Sin embargo, como veis, aunque hable de Android como el pasado en ningún momento dice que pretenden que uno u otro desaparezcan. La clave es justo esa, complementarse.

Vía | Business Insider.