Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

El anonimato no tiene por que ser para hacer actos delictivos o para escondernos y hacer cosas detestables o incluso denunciables: muchas veces puede ser utilizado para una buena causa, como es una carta que no nos atrevemos a dar dando la cara o cualquier otra cosa en la que quede feo revelar nuestra identidad. Leak sale al rescate en todas esas situaciones dándonos un método anónimo para enviar todos esos correos electrónicos que no nos habíamos atrevido a enviar antes.

Correo anónimo y respetuoso para todos

El funcionamiento es bastante simple: damos una dirección a la que enviar, escogemos un seudónimo (un compañero de trabajo, un familiar, un amigo… o “alguien” sin más), y escribimos el mensaje que queramos enviar. El sistema, como podéis ver en la captura, se encarga de enviar el mensaje al instante de forma completamente anónima, por lo que el destinatario jamás sabrá quien ha sido el dueño de las palabras que aparecen en el mensaje.

Leak

Sin embargo, desde Leak quieren que se utilice correctamente su servicio, y por lo tanto guardan cada mensaje con la IP del emisor en sus servidores. El destinatario no la verá, pero en el caso de que nos salgamos de sus reglas de juego (que son bastante razonables y básicamente dicen que no acosemos y demás) utilizarán esos datos junto a la justicia para evitar que se vuelva una fuente de acosos y posibles delitos.

En todo caso puede que no sea lo ideal para filtrar secretos de estado, información confidencial… pero si hay algo que siempre has querido decir a alguien y no te atreves por lo que sea, Leak es el servicio ideal para tu caso. Y para utilizarlo sólo tienes que entrar a su página web, más sencillo imposible.

Fuente | Leak