Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Hace ya tiempo que los eléctricos han dejado de ser el futuro para ser una parte del presente. Y aunque aún queda mucho por hacer para que la implementación de los coches eléctricos en la sociedad se convierta en algo total los coches eléctricos están progresando mucho en su desarrollo; prueba de ello puede ser que cada vez las baterías se pueden cargar más rápido, cada vez aparecen coches eléctricos más rápidos o la noticia de hoy: los coches eléctricos podrían olvidarse de ese mayor peso que suponen las baterías.

Baterías implementadas en la carrocería del coche

El caso es que los coches eléctricos han tenido una gran desventaja en cuestiones de peso, y es que una enorme batería como las que implementan estos coches es considerablemente pesada dado que las baterías suelen ser bastante densas. Pero la QUT (Queensland University of Technology) puede haber hallado una solución, al menos parcial, a este problema: como ya habréis leído en el título que encabeza este artículo dentro de poco tendremos coches que guardaran la energía necesaria para moverse en la propia carrocería. Al menos de momento la batería no podrá colocarse en su totalidad en la estructura del coche sino que solo una parte de la energía se almacenará allí. Evidentemente, aún en el caso de que se está batería llegará a sustituir a la tradicional la reducción del peso no sería equivalente al peso de la batería sino al de la carrocería.

La solución actual no solo reducirá el peso del coche sino que además nos traerá un coche más funcional ya que otro de los “problemas” de los coches eléctricos es que las baterías de litio que utilizan son buenas en lo que a capacidad por tamaño se refiere pero no lo son tanto en velocidad de transmisión de energía, lo cual era un obstáculo en la aceleración del coche. A diferencia de las baterías tradicionales estos paneles en la carrocería no son de litio, sino que son una película delgada de alta densidad de energía hecha de dos electrodos de carbono intercalados alrededor de un electrolito y puede transmitir la energía más rápido. Al menos a corto plazo estas baterías se utilizarán solo para los momentos en los que el coche acelere considerablemente como es el momento de arrancar. Pero eso no es todo, gracias a estas baterías podremos cargar los coches mucho más rápidamente, algo que todos los usuarios agradecerán y también se reducirá el coste de producción de las baterías ya que el litio es un material relativamente raro y escaso y por tanto la producción de baterías de litio es relativamente costosa.

Batería de elctrodos

Sin duda esta es una gran idea y un gran paso para el desarrollo de los coches eléctricos ya que trae consigo una reducción de peso (más velocidad y menos consumo de energía), un aumento de la aceleración, una reducción del tiempo de carga y una reducción del coste de producción. De todas formas todas estas mejoras no nos servirán de nada mientras no se realice una implementación a gran escala de puntos de carga, algo que en España, lugar desde el cual escribimos, seguimos esperando.

Fuente: Gizmag