Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

10 inventos que cambiaron el cine para siempre

10 inventos que cambiaron el cine para siempre

Los 10 grandes inventos que cambiaron el cine para siempre. Sin ellos el cine no sería como es. Los inventos del cine imprescindibles
En:

Es posible que algunos de vosotros desconozcáis una extraña y elegante faceta de los Oscars muy alejada del glamour y la lentejuela de la alfombra roja, y que consiste en premiar cada año todas aquellas personas a cuyos avances técnicos se debe la constante evolución del arte de hacer cine.

Hoy en día puede que algunos de estos ingenios nos parezcan una obviedad, pero en su momento significaron un paso categórico sin precedentes que merecen ser recordados con cariño.

Hemos intentado elaborar un top ten razonable sin extendernos demasiado, con aquellos inventos que creemos tuvieron más impacto en la evolución de la industria.  

Los inventos que cambiaron el cine para siempre

Vitaphone system (1926)

inventos que cambiaron el cine

No es necesario reflexionar mucho sobre las implicaciones que tuvo el primer sistema sonoro en el cine tras los primeros pases de El cantor de Jazz. El invento desarrollado por Bell Laboratories era sencillo: con cada copia de la película se entregaba uno o varios discos de vinilo o metal con la mezcla de sonido, que luego se reproducirían simultáneamente en vivo con (más o menos) sincronía. Sigue considerándose el mayor punto de inflexión de la historia del cine, aunque muchos cineastas e historiadores lo ven como el declive del cine como arte (otro día le dedicaremos un post entero a este delicado y controvertido momento).

Aquí tenéis un divertidísimo ejemplo de lo que ocurría con el Vitaphone cuando no se manejaba correctamente.

Technicolor (1929)

Camara technicolor

Sin ser el primer proceso a color, el Technicolor de tres tiras sí fue el revolucionario absoluto de la industria, generando aquellos preciosos colores vívidos de El mago de Oz o Lo que el viento se llevó con más realismo que sus predecesores. Sin embargo, las cámaras Technicolor eran carísimas, pesadas y ruidosas (trabajaban con 3 bobinas de celuloide a la vez), quedando definitivamente en desuso con la introducción de la película Kodachrome de tres emulsiones (de Kodak), que generaba el color final en un solo celuloide y en cualquier cámara.

Celuloide incombustible (1940)

Celuloide quemado

La llegada de la película de acetato de celulosa significó algo muy importante: la gente dejó de asociar el cine con la muerte. Con el inestable nitrato de celuloide expuesto a altas temperaturas no era raro ver arder cines, cámaras o salas de montaje; en pocos segundos podían desaparecer películas enteras, tomas, gente… El encomiable invento de Paul Schützenberger hizo del celuloide algo seguro y permitió, además, que las copias se conservaran muchísimo más tiempo.

Película de 65-70mm (1914)

Pelicula de 70mm

Su revolución no es moco de pavo. Con su doble tamaño respecto a la tradicional 35mm hizo posible la captación de imágenes con una definición extraordinaria, ideal para proyectarse en pantallas mucho más grandes sin perder apenas calidad (Imax, Panavisión, Cinemascope). Aún más relevante es su aplicación en el campo de los efectos especiales con maquetas, pues permite disponer de imágenes enormes y definidas con las que jugar a placer (Star Wars, Blade Runner…).    

Foco HMI (1960)

Foco HMI

Potentísimo, de menor consumo, y lo que es más importante: de luz blanca. Con el invento de OSRAM los directores de fotografía, por un lado, empezaron a recrear con más acierto la luz del día, y por otro, gozaron de una iluminación que no distorsionaba el color real de las cosas, mejorando sustancialmente la calidad visual de las películas.

Dolby Stereo (1975)

Dolby stereo track

El laboratorio Dolby cambió radicalmente nuestra experiencia en el cine con la aparición de su sistema de reducción de ruido y de su sistema de sonido óptico (visible en el celuloide) de dos canales que, realmente y para nuestro gozo, no eran 2 si no 4 canales de audio combinados en dos. De esta forma, empezamos a vivir en el fabuloso mundo de los canales derecho, izquierdo, central y surround.

Steadicam (1976)

Steadicam Garrett Brown en The Shining

Su creador, Garrett Brown, está prácticamente canonizado por la industria; y con razón. Su extraño (y algo fálico) sistema de muelle y contrapesos en forma de chaleco liberó la pesada cámara del trípode y la hizo flotar por el aire, permitiéndonos, entre otras muchas cosas, seguir a nuestros personajes por donde quiera que pasen. No importa el lugar: si cabe una persona, cabe una steadicam.

Synthavision (software 3D)

Synthavision making of Tron

¿Os acordáis de Tron (1982)?. El software elaborado por MAGI (Mathematical Applications Group Inc) no sólo hizo posible la creación de aquellas alucinantes motocicletas 3D o su universo poligonal, si no que abrió las puertas de la industria al diseño y la animación por ordenador. Como suele ocurrir, crítica y Academia arrasaron ingenuamente con los FX de la película afirmando que eran seedy (cutres).

Avid y Protools (1989)

Avid interface

Hablar del nacimiendo de Avid (montaje de video) y Pro Tools (mezcla de sonido) es hablar también del nacimiento del cine digital. Estos sistemas de edición no lineal de Avid Technology revolucionaron enormemente el trabajo de los editores al prescindir de los lentos y delicados pasos de moviolas y mesas de mezcla y pasar a la (muy discutida) levedad del click.

Real Flow (1998)

Realflow The girl with dragon tatoo

A este software español (de la empresa madrileña Next Limit Technologies, ganadores del Oscar técnico en 2007) le debemos la existencia de fluidos (agua, gas, fuego, humo, viento…) y efectos físicos realistas de películas como El Señor de los Anillos, 300, Watchmen, Minority Report, Matrix y una lista interminable de maravillosos efectos especiales que han creado escuela.

Siendo aún un poco pronto para añadir la proyección 3D en la lista, ¿Qué otros hallazgos indispensables habríais incluido vosotros?