Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La infancia es una de las etapas de la vida con mayor riesgo de sufrir violencia, a pesar de la mayor conciencia social que hay hoy en día y una formación más especializada de los profesionales. Un estudio realizado en más de 1.107 adolescentes españoles (590 chicos y 517 chicas) por investigadores de la Universidad de Barcelona ha concluido que el 83% de los adolescentes afirma haber sido víctima de al menos una forma de violencia a lo largo de su vida, el 68,6% de ellos en el último año.

Niños y adolescentes, más vulnerables a la violencia

Los niños y adolescentes pueden ser víctimas de los mismos tipos de violencia que los adultos, tales como guerras, atracos y ataques, pero también existen algunos riesgos específicos para ellos, como el abandono, el abuso sexual o el secuestro, entre otros. La literatura científica, además, muestra que este grupo de edad es más vulnerable a la violencia y todas sus repercusiones negativas.

Los resultados se han obtenido a través de datos obtenidos a partir de los propios informes de los niños, todos elegidos al azar en siete centros de educación secundaria. Los estudios realizados hasta la fecha se habían centrado en gran medida en encuestas dirigidas a grupos de edad de adultos o habían utilizado estadísticas obtenidas de organismos oficiales.

A todos los participantes se les pidió que rellenaran una cuestionario que constaba de seis módulos: violencia a partir de delitos comunes (robos, hurtos, vandalismo), a manos de los cuidadores (abuso físico o emocional, sustracción parental de menores), a manos de compañeros y hermanos (acoso escolar, abuso de pareja), violencia sexual (abuso, agresión, exhibicionismo), exposición a la violencia (entre los padres, de padres a hermanos) y violencia comunitaria y cibernética (bullying o proposiciones sexuales).

Los resultados, publicados en la revista Child Abuse & Neglect, revelan los datos ya desgranados al principio de este escrito. Otras conclusiones muestran que el 61,5% de los jóvenes afirma haber sido víctima de delitos comunes en su vida, de modo que ésta es la forma de violencia más habitual. La violencia a manos de los cuidadores afecta una cuarta parte de los jóvenes a lo largo de su vida. El 48,8% afirma haber sufrido por parte de sus compañeros o hermanos y el 8,7%, violencia sexual. Por último, el 12,6% de los jóvenes confirman haber sido víctimas de acoso cibernético.

Como indican los investigadores, el acoso de los jóvenes en España es más frecuente de lo que se había predicho y alerta sobre un problema social grave que hay que tratar de evitar, a fin de evitar futuras dificultades en el desarrollo de estos niños.

Diferencias de género frente a la violencia

El análisis de los resultados de las encuestas revela diferencias significativas en las formas de violencia que sufren los niños y niñas. Ellos acostumbran a son, con más frecuencia, víctimas de delitos comunes (el 68% de los chicos se han enfrentado alguna vez a este tipo de violencia), mientras que ellas sufren más casos de abuso emocional a manos de sus cuidadores (23%), abuso sexual (13,9%) y acoso cibernético.

Según los investigadores, estos jóvenes necesitan ser identificados con el fin de averiguar cómo las múltiples formas de violencia durante su infancia han afectado su desarrollo.

Fuente | Eurekalert