Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Lentes tan finas como el papel gracias al silicio

Lentes tan finas como el papel gracias al silicio

Una nueva investigación ha conseguido lentes tan finas como el papel que permitirían cámaras mucho más pequeñas y pantallas holográficas.

Un nuevo estudio asegura poder conseguir lentes tan finas como el papel que podrían ser de gran utilidad no sólo en cámaras sino en otros dispositivos.

Todo empezó con un estudio inicial del profesor de física aplicada de la Universidad de Harvard, Federico Capasso, que demostraba que se podían crear nanoestructuras capaces de manipular la luz, aunque funcionaban mejor con un sólo color. Entonces fue contactado por Google, que en ese momento estaba desarrollando lo que conocemos como Google Glass, y le preguntó si sería posible conseguir que funcionasen al mismo tiempo con el rojo, el azul y el verde, los tres colores necesarios para conseguir todos los demás en una pantalla.

Lentes tan finas como el papel

Desde entonces la investigación ha avanzado bastante, hasta el punto de que Capasso cree que ya ha encontrado la manera de conseguir la calidad de una lente para cámaras profesionales con el grosor de apenas una tarjeta de crédito. La clave para reducir el espacio está en que los materiales ópticos curvan la luz de diferentes longitudes de onda del ángulo, y eso distorsiona la imagen capturada; por eso los productos profesionales tienen una gran cantidad de lentes en su interior para corregir la dirección de la luz que entra.

Así funcionan las lentes tan finas como el papel

Lentes tan finas como el papel

El último logro del equipo de Capasso es conseguir que todas las longitudes de onda curven siempre en el mismo ángulo. Para ello tuvo que crear finas capas con diferentes patrones que dirigen diferentes longitudes de onda, y lo hizo con capas de silicio.

Google no permite a Capasso decir exáctamente para qué son estas lentes tan finas, pero si que ha podido decir que permitirían reducir el tamaño de las cámaras y de pantallas holográficas; una posible utilidad para esto último son las gafas de realidad aumentada que podrían mostrar imágenes 3D en el cristal, mejorando las pantallas actuales que vemos en dispositivos como las Glass (aunque últimamente se están encontrando competidores). También podrían servir para mejorar las cámaras integradas en smartphones, añadiendo la posibilidad de usar zoom óptico sin aumentar el grosor.