Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

Viajes astrales, apariciones, risas, llantos, e incluso presagios de muerte. Son diversos los testimonios que aseguran haber pasado por una de estas sensaciones durante los efectos de alguna droga. Pero, ¿qué es lo que realmente producen las drogas en  nuestro cerebro para que nos lleve a afirmar tales sensaciones?

Adentrándonos en el caso, hemos encontrado diferentes estudios que mediante imágenes de resonancia magnética (IRM) nos ofrecían una perspectiva de lo que ocurría en el cerebro de algunos usuarios crónicos de estás sustancias.

Setas “mágicas”

setas magicas

Un estudio reciente ha encontrado que el consumo de setas “mágicas” puede generar cambios en nuestro cerebro, deteniendo la actividad en ciertas zonas y activando nuevas conexiones entre áreas del cerebro que previamente estaban aisladas. ¿la molécula clave? la psilocibina.

Si representásemos el cerebro como un círculo, y las diferentes áreas en color, el de la derecha (a) mostraría el cerebro de una persona sin tomar drogas, y el de la derecha una persona experimentando los efectos de la psilocibina.

setas y circulos

 

Como observaréis, el color es mucho más intenso, y hay muchas más conexiones, fruto del efecto de esta molécula en las diferentes zonas del cerebro, llevando al usuario a experimentar sensaciones como: “escuchar” colores, “ver” el sonido, o ver seres astrales.

No solo conecta zonas aisladas, sino que la psilocibina es capaz de crear zonas nuevas. Pero como toda droga, tiene sus efectos perjudiciales. Los usarios de las setas pueden experimentar alucinaciones indeseadas y muchos más que aun están por determinar debido a imposibilidades legales de testeo.

Marihuana 

marihuana cronica

Si nos adentramos en el cerebro de un fumador regular de marihuana, encontraremos diferencias notables entre lo que encontramos en el mismo, y en el cerebro de un no fumador.

Para empezar, observaremos que la corteza orbitofrontal, una zona crítica en el procesamiento de emociones y de emociones, es más pequeña en el cerebro de los fumadores de marihuana. Sin embargo, si analizas esta zona con más detenimiento, se observan que las conexiones nerviosas son más fuertes y más gruesas, como muestra la siguiente imagen de resonancia.

marihuana

La explicación que le dan los investigadores, es que al sufrir una reducción, las conexiones se ajustan para intentar trabajar al mismo nivel previo, para compensar el cambio. Aunque no lo pueden asegurar con certeza, pues existen evidencias de que esta reducción puede ser la causa de la dependencia a la marihuana y no un efecto de ella.

Cocaína

cocaina

Independientemente de la vía por la que se ingrese, la cocaína se vierte al torrente sanguíneo e ingresa en el cerebro en cuestión de segundos. Una vez allí, genera una sensación intensa de euforia, al introducir una cantidad elevada de dopamina en el cerebro, la hormona de la felicidad.

La sensación es tal, que cuándo se utilizaba en animales de laboratorio y se les daba a elegir entre comida y cocaína, decidían tomar la segunda hasta su muerte.

El área cerebral afectada por la cocaína es el centro clave de la memoria, un área encargada de recordar cual fue la fuente por la que obtuvimos un determinado placer. Por ello, una simple imagen de alguien consumiéndola, puede llevar al adicto al deseo de tomarla.

Parece todo muy bonito, ¿verdad? Pues aquí viene la mala noticia: después de una simple toma, se pueden originar cambios en la estructura cerebral que pongan en alto riesgo nuestra salud.

Fuente | setas | marihuana | cocaína

Fotos | setas | marihuana