Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Instalar Windows 10 junto con otro sistema operativo será más difícil

Instalar Windows 10 junto con otro sistema operativo será más difícil

Un cambio en la política de Secure Boot hará que instalar Windows 10 con otro sistema operativo sea más difícil que nunca e incluso imposible.

Si pensabas tener un sistema dual-boot, infórmate antes de comprar un ordenador con Windows 10 porque es posible que no puedas instalar Windows 10 con otro sistema operativo.

El problema está en el llamado arranque seguro, o Secure Boot, la tecnología implementada en las placas base UEFI modernas. Cuando UEFI sustituyó a la BIOS tradicional, esa fue una de las funcionalidades más esperadas: una garantía de que sólo se ejecutaría software seguro en nuestro ordenador.

A la hora de la verdad, aunque Secure Boot garantiza que nuestra copia de Windows no es una copia falsa para conseguir nuestros datos, realmente ha traído consigo otros problemas, sobre todo para los usuarios que queremos tener dos sistemas operativos en nuestro ordenador.

Con Windows 8 no hubo mucho problema porque Microsoft se aseguró de obligar a los fabricantes que vendían ordenadores con Windows preinstalado a facilitar el desactivado de Secure Boot en la configuración de la UEFI. De esta manera, si queríamos, por ejemplo, instalar una distro Linux junto con Windows 8, sólo teníamos que desactivar Secure Boot.

La seguridad impide instalar Windows 10 con otro sistema operativo

secure boot uefi windows

Pero con Windows 10 no ocurrirá lo mismo. Microsoft ha establecido que serán los fabricantes los que decidan si se permite desactivar o no Secure Boot. Eso significa que si compramos un ordenador con Windows 10 preinstalado es posible que nos encontremos con la sorpresa de que no podemos instalar otro sistema operativo porque no es posible desactivar Secure Boot.

Instalar Windows 10 con otro sistema operativo

Cuando lanzó Windows 8, Microsoft quiso escapar a las críticas asegurando que Secure Boot no es una tecnología con el objetivo de evitar que usemos otros sistemas operativos, sino de ofrecer más seguridad. Pero el resultado final es ese, el bloqueo de otros sistemas operativos.

Si los fabricantes deciden ir por la vía fácil y no permitir el desactivado de Secure Boot, es algo que está por ver y a lo que tendremos que estar muy pendientes en los próximos meses con el lanzamiento de Windows 10.