Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Los pulmones son un par de órganos vitales en el metabolismo del ser humano. Cuándo se produce un crecimiento descontrolado en las células del tejido pulmonar de forma agresiva, hablamos de cáncer de pulmón. Si esto se produce y no se diagnostica a tiempo, puede extenderse por el resto de órganos del cuerpo, resultando una seria amenaza.

Esta variante de cáncer, es la que más vidas toma tanto en hombres como en mujeres, por lo tanto hacer lo posible por prevenir el cáncer de pulmón contribuirá a reducir tanto la posibilidad del mismo, como del resto de variantes en las que se puede presentar el cáncer.

Cómo prevenir el cáncer de pulmón

 

vacuna+antitabaco

Se ha hablado mucho de los hábitos que pueden contribuir a su prevención, de los que son inocuos y de los que contribuyen a su aparición. Todos son igual de importantes (incluidos los inocuos,) pues seguir absurdas recomendaciones pueden repercutir de forma negativa en nuestra salud. Los factores de riesgo son los siguientes:

  • Fumar cigarrillos, habanos o pipa: El tabaco es el factor de riesgo más importante para el cáncer de pulmón. Los estudios han demostrado que el consumo de cigarrillos con bajo contenido en alquitrán o nicotina influye de igual medida en el riesgo de cáncer de pulmón, por lo que no son una alternativa. Las cifras muestran que las personas que fuman tienen un riesgo cerca de 20 veces mayor que las no fumadoras de padecer cáncer de pulmón.
  • Exposición pasiva al humo del tabaco: Aún siendo no fumador, si nos exponemos de forma pasiva al humo del tabaco estamos inhalando el mismo humo y por lo tanto exponiendo nuestro organismo a los mismos agentes que producen el cáncer en fumadores.
  • VIH: El virus de inmunodeficiencia humana, o virus del SIDA, es un factor de riesgo del cáncer de pulmón, ya que es el sistema inmune el encargado de mantener a raya la correcta proliferación celular. Las personas que padecen esta enfermedad tienen el doble de riesgo que las no infectadas.

Existen otros factores cuya relación con la aparición de cáncer de pulmón no está aclarada y los estudios siguen en curso para despejar las incógnitas. Entre ellas está:

  • Alimentación: Dietas ricas en verdura y fruta contribuyen de forma positiva a nuestra salud, gracias a su contenido en antioxidantes. Los estudios llevados a cabo en este campo han demostrado que las personas que siguen estás dieta tienen menos riesgo de padecer cáncer de pulmón, pero también son no fumadores por regla general, por lo tanto es difícil afirmar que se debe a la dieta y no a esta última condición.
  • Actividad física: Por la misma razón que la dieta; aunque se muestre que el deporte contribuye a un menor riesgo de padecer cáncer de pulmón, generalmente estas personas también son no fumadoras.

Cómo se trata el cáncer de pulmón

inmunoterapia

En el caso de no tomar estas medidas, solo nos queda elegir un tratamiento que logre eliminar las células cancerosas dañando en la menor medida de lo posible el resto de células de nuestro cuerpo:

  • Cirugía: Cuando las células cancerosas se localizan en un pulmón y en los nodos linfáticos sólo, la cirugía se baraja entre las posibilidades. Después de esta técnica, algunos doctores consideran la quimioterapia o radioterapia como añadido para eliminar las células cancerosas que puedan quedar.
  • Quimioterapia: El objetivo de este tratamiento es reducir las células cancerosas de forma drástica, pero comprometiendo las células sanas en los tejidos colindantes. La manera en la que se emplea este tratamiento depende de la fase en la que se diagnostica el cáncer a tratar.
  • Radioterapia: Emplea rayos-x de alta energía u otros tipos de radiación para eliminar las células cancerosas o evitar que sigan creciendo.
  • Inmunoterapia: Es uno de los tratamientos emergentes más esperanzadores, y está dando excelentes resultados. No compromete nuestra salud y nos ayuda a superar los resquicios que queden de esta enfermedad.

Fuente | NATIONAL CANCER INSTITUTE