Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Las espectaculares prótesis controladas por el cerebro son ya una realidad

Las espectaculares prótesis controladas por el cerebro son ya una realidad

Estas prótesis controladas por el cerebro permitirán a personas sin miembros volver a mover sus articulaciones. Si motor ni batería, sólo con sensores.

Una empresa irlandesa ha dado un enorme salto que puede revolucionar el mundo de las prótesis de articulaciones, han conseguido que puedan ser controladas por impulsos cerebrales y con un retardo mínimo.

Desde hace unos años las prótesis han mejorado mucho gracias a la investigación en nuevos materiales que las hacen más resistentes y ligeras y a la incorporación de sensores, motores y partes mecánicas para adaptarse al movimiento. El inconveniente es que no dejan de ser partes que el paciente no controla por sí mismo.

Hace poco más de un año la compañía irlandesa fabricante de prótesis Ossur pasó de nivel: prótesis controladas por el cerebro, las personas controlan sus movimientos mandándoles las acciones de manera natural.

El primer implante es un tobillo biónico, denominado Propio Foot, y es un enorme avance ya que lleva siendo probado por un paciente desde hace 14 meses, así que estamos hablando de algo muy real, nada futurista.

prótesis controladas por el cerebro

La colocación de estas prótesis controladas por el cerebro es sencilla y el resultado es genial

La prótesis se implanta mediante cirugía bastante sencilla, en apenas 15 minutos fue colocada por un cirujano ortopédico y un ingeniero de Ossur. Además, los sensores que hacen posible que el paciente pueda enviar órdenes sólo requieren una pequeña incisión de 1 centímetro (cada uno de ellos tiene un tamaño de 3×80 milímetros).

Otra enorme ventaja es su alimentación, ya que no requiere de baterías ni recargas para funcionar, obtiene la energía de bobinas en su interior y, si no ocurre nada especial, los sensores tampoco deberían reemplazarse nunca. Por tanto, estamos hablando de una prótesis permanente que no necesita sustituciones periódicas.

Gracias a los sensores los pacientes pueden controlar sus extremidades de manera fluida y sin retardo entre la orden y la propia acción. En el vídeo que acompaña estas líneas se ve en todo su esplendor y el resultado es espectacular.

Como decía, no se trata de un concepto, es real, existe y lleva siendo usado por personas desde hace meses. Una vez aplicado a una escala mayor y se desarrollen más prótesis puede ser una revolución para personas que han perdido algún miembro.