Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Para los que en su día estuvisteis atentos, este artículo os sonará a déjà vú, pero no lo es. En su momento comentamos cómo el omeprazol aumenta el riesgo de infarto, pero esta vez es otro medicamento el que parece estar en el punto de mira: El ibuprofeno.

Como ya comentamos en su día, ni el omeprazol es un “protector”, ni el ibuprofeno o paracetamol son tan seguros si no tenemos en cuenta un buen uso y dosis. Todo en su justa medida, y siempre bajo control médico. Ahora sin embargo, a pesar de dicho control, parece ser que el ibuprofeno debería recibir un poco más de atención si cabe.

El ibuprofeno y la maldición del riesgo cardiovascular

ibuprofeno

Según podemos leer en El Mundo, la Foods & Drugs Administration (FDA) de Estados Unidos, agencia responsable de la regulación de medicamentos y alimentos de dicho país, generó una alerta la semana pasada acerca de los antiinflamatorios no esteroideos (donde destaca el ibuprofeno): El riesgo de infarto e ictus al tomarlos es mayor de lo que se creía, llegando a existir riesgo incluso a dosis pequeñas.

Cabe destacar que, además el ibuprofeno, en el grupo de los AINEs también se encuentran el dexketoprofeno o naproxeno, entre otros. Ya se sabía que dichos medicamentos aumentan el riesgo de eventos cardiovasculares como los ictus o infartos, y por ello se tiene especial cuidado a la hora de usarlos, pero se desconocía que el riesgo fuera incluso a bajas dosis. De hech, la FDA advierte que todos los individuos que los tomen deben hacerlos de forma moderada y en periodos breves de tiempo.

Evidentemente no hay medicamentos 100% seguros, y los analgésicos no son la excepción. Por otra parte, desde la Universidad de Northwestern también comentan que este riesgo cardiovascular no es comparable, por ejemplo, a fumar, tener hipertensión arterial o sufrir obesidad. Simplemente actúa de desencadenante y va sumando riesgo a alguien que ya de por sí tendría más riesgo que la media.

Como ya sucede con otros medicamentos (y precisamente los AINEs, por poseer también características que aumentan el riesgo de hemorragias a nivel de estómago), las personas con las que se debería tener más cuidado son los mayores de 65 años con historia de enfermedad cardíaca previa. Se pueden usar este tipo de analgésicos igualmente, sí, pero a muy corto plazo y en dosis moderadas para evitar el riesgo. De hecho, en estos casos se debería evitar el ibuprofeno y usar el naproxeno, el cual es el que parece haber demostrado menos riesgo de entre los AINEs (el “menos malo” dentro de los malos).

Finalmente, es paradójico que nos encontremos con una noticia así, pues hace un par de años otro estudio aseguraba que el consumo de ibuprofeno aumentaba la esperanza de vida hasta un 15%. Por lo visto, dicho estudio se equivocaba.