Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

A menudo llegan a nuestros oídos afirmaciones un tanto comprometidas sobre ciertos hechos científicos. Es fácil creerse alguna de ellas si no se indaga lo suficiente en su mecanismo. Estos ‘mitos’ por regla general suelen ser inofensivos, pero se han dado casos en los que llevados a la práctica han podido resultar en perjudiciales para la persona que los ha seguido o las que lo rodean. La ciencia tiene un papel vital en esta situación, y por ello os vamos a desvelar cual es la realidad que encierran 8 de los mitos más comunes en el día a día.

1. La regla de los 5 segundos

Es una de mis preferidas, y muchos de nosotros hemos acatado esta regla por tal de no desperdiciar algún que otro aperitivo. Básicamente defiende que si algún alimento se te cae al suelo, dispones de un tiempo de 5 segundos para recogerlo y poder comértelo, pues durante ese tiempo aun perdura el escudo protector que mantiene la comida pulcra y sabrosa (esto último me lo he inventado).

Jillian Clarke, de la Universidad de Illinois fue ganadora del premio Ig Nobel en 2004 (una mención de prestigio en investigaciones que nos hacen reír y pensar) al probar la regla inoculando E.coli en una superficie sólida y tirando la comida en ella. Los resultados eran de esperar, casi la totalidad de las bacterias se habían desplazado al alimento en todos los casos.

2. El alcohol mata neuronas

El alcohol destilado en su forma más pura es capaz sin dudarlo de matar cualquier tipo de célula (de ahí a que use como desinfectante) sin embargo, el alcohol comercial o un par de cervezas, no tendrán un efecto significativo en nuestras neuronas.

Para que esto no sirva como pretexto para atiborrarte de alcohol, debemos saber que el consumo en exceso de alcohol puede dañar las dendritas, las estructuras celulares implicadas en la sinapsis, causando serios problemas.

3. Debes beber 8 vasos de agua al día

Después del ‘debes comer 5 piezas de fruta y verdura al día’, los 8 vasos de agua diarios son una de las recomendaciones más populares. A día de hoy, no hay ninguna muestra de fundamento que refuerce la idea de que el número 8 sea el idóneo. La cantidad de agua que una persona necesita depende de muchas variables, como el índice de masa corporal, la dieta o las condiciones de salud.

4. Las polillas son atraídas por las luces artificiales

La teoría que mantiene este mito se basa en que la luz artificial confunde y desorienta a las polillas debido a que en su evolución se han guiado por la luz de la luna como ayuda. Un articulo de 1977 escrito por el entomólogo Philip Callahan, sugirió que la luz infrarroja emitida por la luz de una vela compartía ciertos patrones de frecuencias con las feromonas de las polillas hembras (que son luminiscentes). Aun así, nada refuerza la idea de forma fiable esta atracción.

5. La gran muralla china es el único edificio visible desde el espacio

Tenemos ni más ni menos, que la aclaración de la NASA al respecto. Para empezar, es difícil definir que es para nosotros el espacio, o cuando empieza a serlo, y después, debemos de saber que la muralla (y ningún otro objeto) es visible desde la luna.

6. El ser humano tiene 5 sentidos

Digamos que esta afirmación no deja de ser cierta, pero existe un gran debate científico en torno a los posibles añadidos a la lista de sentidos. Entre ellos están nuestra habilidad para medir la temperatura (termocepción), comprobar nuestro propio movimiento y la posición (propiocepción), el dolor (nocicepción), el equilibrio (equilibriocepción) o la vibración (mecanorecepción).

Todo esto sin olvidar los receptores internos que disponemos para controlar las concentraciones de diferentes sustancias en nuestro organismo, que además pueden variar entre las diferentes especies animales.

7. Existen 3 estados de la materia

Quedarse en los 3 estados es dejar sin definir condiciones en las que la materia posee otras propiedades. Los estados añadidos más populares son el plasma o los superfluídos (en las que un líquido cercano al cero absoluto pierde toda su viscosidad e intenta escapar del recipiente).

8. La ballena azul es el organismo más grande en la faz de la tierra

Con un peso de 180 toneladas y con 30 metros de longitud, la ballena azul se llevaría todas las papeletas para ganar el concurso de organismo más grande en la tierra. Pero tenemos a otro ganador, el hongo de la miel de las Blue Montains de Oregon. Esta seta se comporta como un iceberg terrestre, pues su parte visible es solo una ínfima parte del organismo .

Tras conocer que todos los árboles en una distancia de 2.4 millas morían por el mismo organismo, los investigadores se percataron de que el causante eran un solo hongo que cubría toda esa zona de forma continua, cubriendo un total de 3.7 millas cuadradas. ¿Os imagináis el revuelto de setas que haríamos con eso?