Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Nos empeñamos en conseguir una buena educación sexual, hablar de sexualidad está a la orden del día y cualquier tema relacionado nos parece interesante. El sexo está en boca de todos y, en mayor o menor medida, directa o indirectamente, nuestra existencia está orientada al sexo y, paradójicamente, no nos satisface a todos de la misma manera.

Encontramos personas que dada su educación, sus experiencias o sus conocimientos viven la sexualidad con represiones, con miedos, con pudor, y por el contrario encontramos otras tantas que la viven totalmente a la inversa. Pero… ¿qué tienen de diferente las personas que sí disfrutan de su sexualidad con total libertad, sin miedos, sin tabúes ni prejuicios?

¿Qué es inteligencia sexual?

Este concepto aún poco conocido fue acuñado por los psicólogos Sheree Conrad y Michael Milburn, profesores e investigadores de la Universidad de Massachussets. Según estos autores, la dimensión erótica de cada persona está determinada por su coeficiente de inteligencia sexual que constituye una parte de nuestra capacidad intelectual, tan importante como la inteligencia emocional. Recordamos que la inteligencia emocional (Goleman, 1995) es la capacidad para reconocer, comprender y regular nuestras emociones y las de los demás, por tanto, la inteligencia sexual está íntimamente ligada con este otro tipo de inteligencia.

Según estos autores, una gran cantidad de personas sienten insatisfacción con su vida sexual, cuestión que muchas personas no admiten, y al no reconocerlo no pueden resolverlo. Esto puede ser debido, en muchas ocasiones, a que siguen existiendo una falta de comunicación con la pareja al hablar de nuestros deseos y necesidades sexuales, así como la represión de éstos o la falta de conocimiento o creencias erróneas en torno al sexo.

Los pilares de la inteligencia sexual

porque toca

Como ya vimos, el buen amante no nace, se hace. Cada uno de nosotros puede desarrollar su inteligencia sexual, la podemos aprender y mejorar, explorando nuestros deseos y necesidades sexuales. Para ello debemos tener presente:

  • Educación sexual. Es necesario tener un buen conocimiento de la sexualidad en todos sus ámbitos, hacer uso de una información veraz y fiable. Acceder a una buena educación sexual a través de los libros y no sólo a través de las experiencias o de lo que vemos u oímos por ahí, ayuda a combatir los prejuicios, mitos y falsas creencias que podamos tener. Así como también es importante tener una actitud positiva hacia la sexualidad y despojarnos de nuestros tabúes y miedos, ayudándonos a crecer sexualmente.
  • Conocer nuestro propio sexo. Es importante averiguar qué nos atrae y excita, cuáles son nuestras preferencias, nuestros deseos y necesidades sexuales. En este ámbito, es importante ser sincero con uno mismo, no autoengañarnos y ser conscientes de nuestros pensamientos, sentimientos y emociones que hacen que nuestra vida sexual sea más gratificante para nosotros.
  • Conexión sexual. Habitualmente el sexo es cosa de dos, por tanto, para tener una vida sexual enriquecedora implica a otras personas. Es importante no ser egoísta, es decir, es necesario conocerse a uno mismo, pero también a nuestra pareja sexual, saber qué le gusta, escucharle, darle importancia a su placer igual que al nuestro,…Por ello hacemos hincapié en la importancia de la comunicación sexual.

¿Cómo es una persona sexualmente inteligente?

Aunque encontremos unos rasgos comunes en personas que son sexualmente inteligentes, no olvidemos que cada uno vive su sexualidad de una forma única y exclusiva, que no todos tenemos las mismas preferencias, deseos ni necesidades y a cada cual le hace sentirse sexualmente bien cosas diferentes.

Una persona con una buena inteligencia sexual:

  • No tiene prejuicios, miedos, tabúes, falsas creencias, ni pudor hacia la sexualidad, rompiendo también con los estereotipos establecidos.
  • Disfruta abiertamente de su sexualidad sin sentirse culpable, siendo sexualmente activo, reafirmándose como ser sexual y como parte de su personalidad.
  • Conoce bien su cuerpo y qué le resulta placentero. Conoce sus deseos, sus sentimientos y sus fantasías, y no teme expresarlos.
  • Tiene encuentros sexuales satisfactorios y se preocupa por la satisfacción y bienestar de su pareja sexual.
  • Habla abiertamente de cualquier tema sobre sexualidad.

¿Puedo medir mi inteligencia sexual?

Abrazo-erotico

El psicólogo Antoni Bolinches, elaboró un test para medir nuestra inteligencia sexual. Un test que se adecúa a ambos sexos y a los diferentes formas de pareja, ya sean estables o esporádicas. El autor aconseja llevar a cabo el test ambos miembros de la pareja (en caso de tener) para después poder comentar los resultados, mejorando la comunicación sexual, ayudando a generar confianza y empezar a mejorar nuestro cociente intelectual sexual en caso de necesitarlo.

A continuación presentamos el test que podéis realizar para calcular vuestra inteligencia sexual:

  1. ¿Te sientes libre y muestras disposición para tomar la iniciativa sexual?
  2. ¿Hablas libremente con tu pareja sobre sexualidad?
  3. ¿Te sientes utilizado/a sexualmente a menudo?
  4. ¿Consideras que la mayoría de los contactos sexuales, sean de una noche o con tu pareja de toda la vida, resultan gratificantes para ambos?
  5. ¿Mantienes contactos sexuales con la frecuencia que desearías?
  6. ¿Crees que tu pareja es demasiado egoísta y solo busca su placer?
  7. ¿Después de alcanzar el orgasmo tienes deseo de permanecer al lado de tu pareja?
  8. ¿Consideras que tus relaciones son demasiado monótonas o rutinarias?
  9. ¿Cuando tienes pensamientos sexuales o practicas la masturbación, te sientes culpable?
  10. ¿Consideras que los rituales sexuales que practicas son los que deseas?
  11. ¿Aceptas determinadas iniciativas de tu pareja pero después crees que está demasiado liberada?
  12. ¿Piensas que la mayoría de la gente tiene una sexualidad más gratificante y plena que la tuya?

Resultados:
Preguntas 1, 2, 4, 5, 7 y 10, cada SÍ suma un punto.
Preguntas 3, 6, 8, 9, 11 y 12, cada NO suma un punto.

Nivel de Inteligencia Sexual:
0-2 puntos: Deficiente
3-4 puntos: Insuficiente
5-7 puntos: Aceptable
8-10 puntos: Alto
11-12 puntos: Excelente

Fuentes: El mundo, Sexología relacionarse