Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

El hombre es un animal de costumbres, pero aplicarlo al sexo no es una buena idea. Para mantener en deseo vivo en una relación de pareja requiere esfuerzo, novedad y misterio. A la larga, tarde o temprano, si no tenemos esto en cuenta, la rutina acaba por llegar a nuestras vidas sexuales, y en muchas ocasiones, la mata.

Es normal sentir épocas de menos apetencia, donde nuestro deseo o el de nuestra pareja disminuye, pero está en nuestras manos cambiarlo. Caemos en el error de dejar pasar el tiempo como si nada… Recuerda: el deseo llama al deseo, y si no hay deseo o no lo buscamos, éste tiende a desaparecer.

Esto suele ocurrir porque nos encontramos en nuestra zona de confort y nos cuesta salir de ella. Es decir, nos quedamos dentro de nuestros límites donde estamos cómodos, dentro de lo conocido, lo seguro, me siento relajado, me funciona, me es familiar y no quiere esfuerzo por mi parte, ni inquietud ni molestia. Trasladándolo al sexo podría entenderse como: los sábados por la noche estamos libres y tenemos encuentros eróticos, en la habitación y normalmente en las 2 o 3 posturas de siempre, con las mismas prácticas y en el mismo orden. Pensar en hacerlo de otra manera nos da pereza y ¿para qué cambiarlo si así está bien?

He aquí el principal problema: no hay novedad, todo es previsible, sabemos cuándo empezamos y cómo acabará. Esto se conoce como rutina, y la rutina conlleva al aburrimiento, lo que significa dejar de crecer a nivel sexual, con uno mismo y con la pareja.

¿Qué podemos hacer para salir de la rutina?

salir rutina

La novedad a veces puede asustarnos, pero a la vez excitarnos: nos adentramos en lo desconocido, es misterioso, es diferente. En este aspecto la comunicación en pareja es fundamental, podemos expresar nuestros deseos y necesidades y a la vez escuchar los de nuestra pareja. No debemos tener miedo a expresarlos, puede que nuestra pareja no los comparta o nosotros no compartamos los suyos, pero siempre se puede llegar a un consenso. Recuerda: el sexo es algo divertido y placentero, no debemos obligarnos ni obligar a nadie a hacer algo que realmente no le apetece ni le excita.

Tampoco debemos caer en la inercia de decir que no a todo lo nuevo, cerrarnos puertas y no probar cosas diferentes que harán que nuestra vida sexual pueda crecer y ser muy excitante y placentera. Existen muchas prácticas y cosas muy diferentes que pueden ayudar a mejorar nuestra vida sexual, he aquí algunas de ellas:

  • Vendarse los ojos y/o atarse
  • Masturbarse delante de la pareja, o uno delante del otro
  • Practicar sexo oral, hacerlo en diferentes posturas
  • Utilizar lubricantes de sabores, efectos calor frío, etc.
  • Utilizar algún juguete erótico: aro vibrador, consolador, masajeador, etc.
  • Cambiar varias veces las posturas sexuales durante la penetración
  • Hacerlo fuera de la cama, en cualquier otra parte de la casa
  • Hacerlo en algún lugar que no sea tu casa
  • Arriesgarse a ser descubiertos por alguien
  • Estimular la zona de G de la mujer
  • Estimular la zona P del hombre
  • Practicar sexo anal, con lengua, manos, pene o juguetes
  • Jugar con comida
  • Decir obscenidades
  • Hacer un striptease
  • Hacerse fotos eróticas y enviárselas a tu pareja
  • Grabarse mientras se mantienen relaciones sexuales
  • Practicar sexo telefónico
  • Practicar cibersexo
  • Elaborar fantasías sexuales juntos
  • Jugar a juegos de mesa eróticos que proponen nuevos retos sexuales
  • Leer un relato erótico juntos o visualizar una película erótica
  • Utilizar disfraces y jugar a juegos de rol
  • Acudir juntos a un sex shop
  • Comprarse ropa interior sexy
  • Hacerse masajes eróticos
  • Observar a alguien mientras mantiene relaciones sexuales
  • Practicar sexo con más de una persona
  • Intercambio de parejas
  • Acudir a un local de baile erótico
  • Asistir a algún show/festival erótico
  • Etc.

La imaginación juega un papel fundamental. Lo importante es innovar y que cada pareja aprenda a disfrutar de su sexualidad de muchas formas diferentes. Esto no implica que en cada encuentro erótico tenga que haber una práctica diferente, tengamos que comprar un juguete nuevo o tengamos que planearlo, significa que existen muchas otras cosas que pueden ayudarnos a salir de nuestra rutina sexual y hacerla más excitante.

Fuente: Deseo