Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Hacía tiempo que se especulaba con la llegada de la llamada “Viagra femenina”, un medicamento con funciones similares a la conocida Viagra, pero para su uso en la mejora y recuperación de la líbido de las mujeres. La encargada de aprobar tal medicación debía ser la Foods & Drugs Administration de Estados Unidos, la cual había rechazado en dos ocasiones fármacos de estas características… hasta ahora.

Addyi, la Viagra femenina

La medicación en cuestión se llamada Addyi, fabricada por la farmacéutica Sprout, siendo así el primer medicamento cuyo uso exclusivo es tratar la ausencia o disminución de líbido en ambos sexos. Realmente llamarlo “Viagra femenina” no es totalmente correcto, pues esta conocida pastillita azul tan solo ayuda a lograr la erección en los hombres, pero no tiene una función en la mejora del líbido como tal.

Como comentamos, es el primer medicamento que pone su punto de mira en la mejora de la vida sexual de las mujeres, pues actualmente el mercado estaba abarrotado de medicación para el género masculino, teniendo excesivamente olvidadas a las mujeres. De hecho, la Liga Nacional de Consumidores de EE.UU. ha llegado a afirmar que este es el mayor avance para la salud sexual de la mujer desde la invención de la píldora anticonceptiva.

Como ya pasa en otros medicamentos, Addyi no se libra de tener algunas advertencias y efectos secundarios: No debe tomarse junto a alcohol, pues puede disminuir la presión arterial y provocar desmayos. Además, tiene algunas interacciones con otros medicamentos, y no es recomendable para individuos con insuficiencia hepática o problemas de hígado.

Por otra parte, si tras 8 semanas la medicación no produce la recuperación o aumento de la líbido, se recomienda dejar el tratamiento.

La “Viagra femenina”, un gran primer paso para ayudar a las disfunciones sexuales femeninas

viagra_femenina

Según una encuesta realizada en Estados Unidos, alrededor del 10% de las mujeres sufren un Trastorno de Hipoactividad del Deseo Sexual, es decir, disminución de la líbido o deseo sexual. Por ello, la FDA afirma que esta nueva medicación mejorará el deseo sexual de las mujeres que hayan asociado malestar o dificultades personales por el mismo, sin que dicha pérdida de líbido se deba a una enfermedad previa, problemas de pareja o por efectos secundarios de otros medicamentos.

Respecto al precio, parece que esta nueva medicación tendrá un coste similar a la conocida Viagra usada en los problemas de disfunción eréctil. A diferencia de la pastilla azul, que se suele tomar cuando es necesario, Addyi debe tomarse de forma diaria y cada noche, por lo que comparar costes será complicado.

Como curiosidad, parece que la medicación se habría aprobado con un uso principal en mujeres premenopáusicas, aunque se espera prescribirse también en aquellas que ya hayan pasado por la menopausia.

La dificultad de Addyi para llegar al mercado

Addyi estaría pensada para modificar el equilibrio de ciertos neurotransmisores cerebrales, como la dopamina y la serotonina. Sin embargo, actualmente aún existe polémica sobre en qué se basa el deseo sexual normal femenino, por lo que no está totalmente claro si la solución estaría en dichos neurotransmisores.

Además, Addyi ha tardado mucho más de lo esperado en llegar a comercializarse, pues se rechazó en 2010 y 2013 por la FDA a raíz de su baja eficacia y efectos secundarios.

En un principio, esta “Viagra femenina” no parecía aumentar el deseo si se comparaba a diario con un placebo, pero sí mostraba alguna mejora al medirse de forma mensual. No parece ser el medicamento perfecto, ni de lejos, y probablemente no lo será. Pero una cosa si es importante: Es un gran primer paso en la nueva generación de medicamentos para solucionar la falta de deseo sexual en las mujeres, y un gran avance a tener en cuenta.

Vía | The New York Times.