Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Cualquier época del año es idónea para tener encuentros eróticos. En invierno debido al frío buscamos el calor de las personas, la primavera la sangre altera y en otoño no hace ni frío ni calor. En verano estamos más activos y con ganas de hacer cosas, tenemos más tiempo libre, vacaciones, buen tiempo, menos estrés, playa, piscina, cervecitas, … lo que se traduce también en más ganas de tener relaciones sexuales. No solo debido a esto, sino que el calor también propicia al deseo, ya que generamos más testosterona, endorfinas y oxitocina.

Y para rebajar el calor ponernos a remojo es la mejor opción: ir a la playa, la piscina, el lago, el río, el jacuzzi, la ducha….y si nos da el calentón estando ahí, ¿por qué no? Puede resultar muy excitante, es una forma clara de salir de la rutina, el peligro de que alguien nos pille, experimentar otras sensaciones….pero, ¿qué debemos tener en cuenta si queremos mantener relaciones sexuales bajo el agua?

Relaciones sexuales en el agua: Recomendaciones

sexo agua 2

Bajo el agua también podemos disfrutar de las relaciones sexuales de forma segura y satisfactoria. Si bien es cierto que debemos tener en cuenta algunas sugerencias, ya que es un entorno diferente al habitual y a veces nos surgen dudas.

Sí se puede utilizar preservativo debajo del agua, siempre y cuando lo utilicemos correctamente y nos aseguremos de que su uso es adecuado en el ámbito acuático. Así como el agua del mar, ducha, río… no tiene efectos adversos en el látex, sí existe riesgo al contacto de los químicos en al agua de la piscina, por ello hay más probabilidad de ruptura.

La utilización del preservativo, en caso de no utilizar otros métodos anticonceptivos, es importante también ya que en el agua sigue existiendo riesgo de embarazo y de infecciones de transmisión sexual (ITS). Es recomendable colocarlo antes de entrar al agua y asegurarnos que durante la penetración no se sale o se queda dentro de la vagina o el ano, conlleva mayor atención en este aspecto.

Relaxiones sexuales en el agua: Cosas a tener en cuenta

sexo agua3

Si bien el agua resulta un sitio muy excitante para tener relaciones sexuales, también debemos tener en cuenta algunos riesgos.

En cualquier entorno acuático (mar, ríos, lagos…) habitan diversos tipos de bacterias que al entrar en contacto con la zona vaginal especialmente puede provocar molestias como ardores o picores, así como infecciones de orina. Los hongos, por ejemplo, son más propensos en las piscinas si se utiliza mucho cloro, provocando también picores en los genitales.

La lubricación natural de la vagina se pierde al entrar en contacto con el agua, por lo tanto la penetración puede resultar un poco más molesta. Como sugerencia podemos utilizar lubricantes de silicona que son compatibles con el agua y así podemos disfrutar de la penetración sin molestias.

¡OJO! Los lubricantes de silicona con incompatibles con el preservativo ya que dañan el látex, fuera y dentro del agua.

Los encuentros en el agua son muy propicios para jugar y besarnos, pueden resultar muy cómodos, pero a la hora de realizar juegos con penetración por ejemplo, la movilidad se ve reducida y se complica ya que no tenemos todo el control sobre nuestro cuerpo o el de nuestra pareja para poder realizar determinados movimientos. Podemos optar, por ejemplo, por la masturbación bajo el agua que puede resultar algo más cómoda.

Cabe tener en cuenta que, aunque sea un lugar muy excitante, normalmente este tipo de actividades (exceptuando en la bañera o en la ducha de casa) suelen realizarse en espacios públicos, donde existe riesgo de ser pillado. Recuerda que en muchos lugares existe riesgo de multa por mantener relaciones sexuales en zonas públicas.

Aún existiendo algunos riesgos, se puede disfrutar plenamente de las relaciones sexuales en el agua. Sólo hay que encontrar el mejor lugar, la forma y el momento adecuado.

Fuente: Ideal, Relaciones