Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

La Big Mac es uno de esos platos de comida rápida que no necesita presentación, ya que se trata del plato estrella de una importante compañía alimentaria de comida rápida (lo llamamos “comida” por llamarle de alguna forma). Dicho “plato” contiene la friolera de 540 calorías en total, donde 25 g son grasa, sin contar patatas fritas ni refresco asociado, lo que representaría una cuarta parte de las calorías necesarias para un individuo medio y más del 40% de la grasa total diaria recomendada; junto a los nada desdeñables 940 miligramos de sal (lo recomendado son 1.500 mg diarios, y casi los cumplimos de un bocado).

Sabemos que es un tipo de alimento perjudicial, pero solo en EE.UU. 50 millones de personas usan los restaurante de comida rápida. Ahora bien, ¿qué sucede después de comer una Big Mac? Así reacciona nuestro cuerpo, según una reciente infografía publicada por Fast Food Menu Price.

Una hora después de comer una Big Mac

Big_MAc

En la infografía podéis ver detalladamente qué sucede tras 10, 20, 30, 40 y 60 minutos de comer una Big Mac.

Tras 10 minutos de comer una Big Mac: Sus 540 calorías aumentan el azúcar sanguíneo a nivel cerebral superando los niveles normales corporales según la infografía, aunque esto es muy relativo pues nuestro cuerpo suele regular bien los niveles de glucosa por si solo (a menos que lo ataquemos con transgresiones dietéticas de este tipo cada día). Asimismo, también aumenta la secreción de neurotransmisores como la dopamina, activando el circuito de recompensa cerebral y proporcionándonos placer.

Tras 20 minutos de comer una Big Mac: Diez minutos después, otros ingredientes de la hamburguesa como la fructosa de jarabe de maíz y el sodio contribuyen a esta sensación de placer cerebral, inclinándonos a repetir el comportamiento de consumo próximamente.

Tras 30 minutos de comer una Big Mac: Tras media hora, las grandes cantidades de sal de la Big Mac empiezan a hacer efecto, dando lugar a una sensación de deshidratación que muchas veces confundimos con el hambre, por lo que no es raro desear más comida en este punto.

Evidentemente menos de un gramo de sal de golpe no da lugar a deshidratación como indica la infografía, pero la sensación existe. Hay que ir con cuidado de todas formas.

Tras 40 minutos de comer una Big Mac: Por su lado, la descontrolada cantidad de azúcar en sangre en estos momentos hace que nuestro cuerpo sea incapaz de controlar la situación; se liberará insulina, reduciendo los niveles de azúcar, y en consecuencia se notará esa sensación de hambre paradojica.

Tras 60 minutos de comer una Big Mac: La infografía afirma que tardamos hasta 3 días en digerir una Big Mac. Normalmente los alimentos grasos tardan mucho en digerirse, y 24-72 horas no es raro, pero más de 3 días es un poco exagerado. Nos vuelven a nombrar las peligrosas grasas trans (las cuales ocupan 1,5 g de la grasa de un Big Mac) y que tardan más de un mes en digerirse totalmente según el estudio.

Aunque haya alguna que otra exageración en esta imagen, una cosa está clara: NO hay que abusar de la comida rápida, y si podemos evitarla totalmente, mucho mejor

Vía | Fast Food Menu Price.