Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Esa es la drástica conclusión de un estudio realizado por la universidad australiana de South Wales en el cual la autora principal, la Dra. Bette Liu, afirma que la creencia contraria es el resultado de una mala interpretación de la relación causa-efecto en investigaciones previas. En otras palabras, una enfermedad terminal pueda causar infelicidad o los fumadores son más propensos a la infelicidad que los no fumadores. Sin embargo si estos factores, entre otros, son controlados en el análisis estadístico, la infelicidad deja de ser significativa el incremento de la mortalidad. Lo sorprendente del estudio es que este dato se confirma incluso en estudios longitudinales de diez años con una muestra poblacional de un millón de mujeres.

La investigación llamada UK Million Women Study destaca que cinco de cada seis mujeres se calificaron a sí mismas como generalmente felices, mientras que una de cada seis se describió como generalmente infeliz. Ese porcentaje de mujeres infelices también habían reportado encontrarse en mal estado de salud, estresadas y con sentimientos de escaso control. Como en otros estudios, la falta de ejercicio, el fumar y vivir sin pareja también estaban asociados con la infelicidad. El análisis principal del estudio incluyó a 700.000 mujeres con una media de edad de 59 años que fueron estudiadas durante diez años a través de registro electrónico. Tras controlar las diferencias en salud y estilo de vida, la tasa de mortalidad total de mujeres que se autoproclamaron felices e infelices fue la misma. Una muestra poblacional tan grande como la de este estudio es suficiente como para descartar la felicidad, o mejor dicho la ausencia de felicidad, como factor de riesgo en cuanto a la mortalidad en mujeres.

Infelicidad y estrés

Esta conclusión se mantiene en cuanto a la mortalidad general, mortalidad por cáncer, mortalidad por problemas cardiovasculares y parece ser que la presencia o ausencia de estrés tampoco afectó a la mortalidad. Sir Richard Peto, de la Universidad de Oxford, afirma que muchas personas se confunden al pensar que el estrés o la infelicidad por sí mismas pueden causar enfermedades. Por supuesto que una persona enferma tendrá tendencia a la infelicidad pero eso no quiere decir que las personas felices o relajadas no enfermen.

Por otro lado, el Dr. Philipe de Souto Barreto y el profesor Yves Rolland, del Institute of Ageing del Hospital Universitario de Tolouse en Francia afirman que la investigación realizada por la Dra. Liu contribuye de manera muy valiosa y con datos robustos al estudio de la felicidad, la salud y la mortalidad. Ambos investigadores desean realizar futuros estudios que arrojen luz a la comparación entre distintos rangos de edad tanto en hombres como en mujeres.

Fuente: Science Daily

Imagen: Wikimedia