Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Nuestros estados de ánimo están controlados por infinitud de moléculas que se liberan en momentos concretos y marcan nuestra conducta. Un exclusivo grupo de ellas son las que se encargan de hacernos sentir placer y felicidad. Sin embargo, la sociedad en la que vivimos, regida por las prisas, el estrés y el ruido, no siempre ayuda a nuestro cerebro a liberar estos químicos. Hoy ofrecemos una lista de las 7 moléculas más importantes para nuestra felicidad y de cómo, con simples gestos, podemos promover su producción.

1. Oxitocina

 

oxitocina

La oxitocina es la hormona responsable de la creación de lazos afectivos en humanos y otros animales. Además, refuerza la confianza y la lealtad hacia otras personas, así como el romanticismo. Algunos estudios han demostrado que, cuando una pareja se separa durante un periodo largo de tiempo, la falta de contacto físico reduce los niveles de oxitocina, lo que provoca tendencia a crear nuevos lazos con otras personas.
Por ello, la mejor manera de producir esta hormona es incrementar el contacto personal, el afecto y las relaciones sexuales. Otra manera de producir oxitocina es la de tener una mascota, puesto que en 2003 se demostró que la concentración en sangre de los dueños aumentaba al acariciar a sus animales.

2. Dopamina

dopamina

La dopamina, también conocida como la “molécula de la recompensa“, es la principal responsable de las conductas sociales dirigidas a obtener algún tipo de recompensa. Una gran cantidad de drogas, como la nicotina o la cocaína afectan directamente al circuito de receptores de dopamina. Por ejemplo, la cocaína bloquea la recuperación de la dopamina del espacio sináptico, lo que demuestra que las personas extrovertidas poseen altos niveles de dopamina.
Una buena manera de liberar dopamina es alcanzar objetivos y metas vitales, lo que nos desinhibe y nos hace más extrovertidos.

3. Endocannabinoides

correr

Los endocannabinoides son una serie de moléculas, de la familia del cannabis, producidas de manera natural por el cuerpo humano. Existe un elevado número de ellas y se piensa que alteran la percepción y los estados de conciencia de diferentes maneras. En abril de 2012, un estudio de la Universidad de Arizona constató que estas moléculas eran las principales responsables del bienestar producido tras hacer deporte, tanto en humanos como en perros.

4. Endorfinas 

acupuntura

La endorfina calma los dolores físicos y, tanto en su estructura química como en sus efectos analgésicos, es similar a los opiáceos. Es producida por la glándula pituitaria y  el hipotálamo durante los esfuerzos físicos intensos, las relaciones sexuales y el orgasmo. Por tanto, mientras que los deportes aeróbicos como correr aumentan la cantidad de endocannabinoiodes, los ejercicios anaeróbicos son los mejores para producir endorfinas. En 1999 se descubrió que la acupuntura es otro medio de producir estas sustancias. Sin embargo, el ejercicio más recomendable para producir estás moléculas es, sin lugar a dudas, el sexo. 

5. GABA

mindfulness

El ácido gamma-aminobutírico o GABA es un neurotransmisor inhibitorio que ralentiza los impulsos nerviosos de las neuronas y produce una sensación de calma. Por tanto, es un buen aliado para luchar contra el estrés. Tanto es así que algunos medicamentos sedantes o ansiolíticos como el Valium basan su acción en esta molécula. Sin embargo, se ha demostrado que la mejor manera de producir naturalmente el GABA es practicando yoga o cualquier otra técnica de meditación.

6. Serotonina

 

serotonina

La serotonina actúa de diferentes maneras en el cuerpo humano. Uno de sus papeles más importantes es el de reforzar la autoestima y los sentimientos de pertenencia a un grupo. Una gran cantidad de antidepresivos, como el Prozac, centran su acción en inhibir los mecanismos de recaptación de este neurotransmisor, de manera que permiten que actúe durante más tiempo en el sistema nervioso. La mejor manera de producir serotonina, sin embargo, es naturalmente. Para ello, es recomendable proponerse retos deportivos, vitales o laborales. Al conseguirlos, la liberación de serotonina reduce la inseguridad y nos prepara para los próximos objetivos.

7. Adrenalina

puenting

La adrenalina o epinefrina produce en el organismo una “explosión” de energía. Aumenta la presión sanguínea, la tasa de latido cardíaco y la cantidad de sangre en los músculos. Un poco de adrenalina hace que te sientas vivo y puede ser un antídoto contra el aburrimiento, la inactividad y el malestar. Tomar riesgos, enfrentarse a los miedos y salir de una rutina en exceso confortable son buenas maneras de producirla. Todo ello, sin embargo, con la debida moderación.

Fuente | Psychology Today