Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

Todas las lectoras femeninas estaréis de acuerdo conmigo en que alguna vez habéis vivido esa situación en la que se acercan esos días del mes y tienes que tomar decisiones tan duras como elegir entre merendar brownie, donut o tarta tres chocolates para acabar optando por la sabia decisión de comer un poquito de cada. Y es que si hay regla hay excusa, ya tendremos un mes para comer sano.

Está claro que durante el periodo premenstrual el ansia por comer dulces, especialmente chocolate, es mucho mayor que durante el resto del mes. Hay quien afirma que no es más que una excusa, pero realmente tiene una base fisiológica.

El síndrome premenstrual y la menstruación

Antes de hablar de dulces, es importante tener claro en qué consiste el síndrome premenstrual. Se trata de una serie de síntomas y cambios que sufre el cuerpo de las mujeres durante los días previos a la llegada de la menstruación y que desaparecen durante los primeros días de ésta. En este periodo los estrógenos aumentan y la progesterona disminuye, favoreciendo estos síntomas, que varían más o menos de una mujer a otra y que incluyen dolor de cabeza, ansiedad,  cambios de humor o hinchazón de los senos, entre otros.

Los antojos de la menstruación

La ansiedad típica del síndrome premenstrual a menudo se manifiesta en forma de antojos, casi siempre de dulces, especialmente de aquellos que llevan chocolate y, curiosamente, chocolate negro.

Aunque no está totalmente clara la razón de estos antojos, existen varias hipótesis:

-Bajos niveles de serotonina: Como ya sabemos, la serotonina forma parte de ese grupo de neurotransmisores tan estupendos que nos hacen felices. Durante el periodo premenstrual, sus niveles son bastante bajos, causa no sólo de los antojos, sino también del estado depresivo y el ansia por ver el diario de Noah que a veces nos atormenta durante estos días. Ya vimos que el chocolate posee sustancias que elevan los niveles de dopamina, pero también de serotonina, de modo que el ansia por comerlo podría ser un impulso natural para recuperar esta carencia.

-Bajos niveles de hierro y magnesio: Esta teoría está poco contrastada, pero es cierto que durante el periodo menstrual y los primeros días de menstruación estos minerales bajan, pensad de hecho en la cantidad de sangre que se pierde los primeros días. Por eso, podría ser que nuestro cuerpo nos estuviese pidiendo a gritos alimentos con los que compensar estos niveles tan bajos.

-Cortisol elevado: Se ha comprobado que el cortisol, una hormona que se eleva en situaciones de estrés, mantiene niveles bastante altos durante el síndrome premenstrual y es bien sabido que el estrés hace que “nos dé por comer”, sea cual sea su causa, de modo que también podría explicar los antojos.

-Caída de los niveles de azúcar: El descenso de los niveles de progesterona y el aumento de los estrógenos antes mencionados hacen que los niveles de azúcar en sangre disminuyan de una manera similar a la que podría ocurrir en el embarazo, en el que parte de los azúcares ingeridos son destinados al feto, razón por la cual las embarazadas sufren antojos incluso más intensos y duraderos.

En conclusión, cualquiera de éstas podría ser la razón o incluso puede que sea una mezcla de ambas, pero lo que está claro es que si sentimos la necesidad imperiosa de comer dulces antes de la regla y durante los primeros días no es debido a estrategias comerciales de los pasteleros, ni siquiera es una excusa para comer sin remordimientos. Es ciencia. Y contra la ciencia no se puede hacer nada, así que habrá que comer, ¿qué remedio?.

Imágenes: Pixabay

Fuentes: Concienciados    Vida y estilo 

W. Michener, P. Rozin, E. Freeman, L. Gale. The Role of Low Progesterone and Tension as Triggers of Perimenstrual Chocolate and Sweets Craving: Some Negative Experimental Evidence.  Physiology & Behavior, Vol. 67, No. 3, pp. 417–420, 1999