Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

Si sois fans de la serie “Sherlock”, seguro que os encantan esos momentos en los que se evade del mundo refugiándose en su palacio mental. Para ello, con una cara de inmensa concentración, comienza a ordenar en su cabeza todas las pistas que, una vez colocadas en su lugar, le dan la solución a los enrevesados casos que trata de resolver en cada capítulo.  Quizás querer ser como Sherlock Holmes en un principio sea un poco pretencioso, pero si os encontráis desarrollando una tarea que exija mucha dedicación mental, como el estudio de un examen de universidad o unas oposiciones, podríais empezar por utilizar mapas mentales.

 ¿En qué consiste un mapa mental?

Un mapa mental consiste en una herramienta que; a través de figuras simples como iconos, gráficos o palabras cortas, sintetiza la información necesaria para memorizar una serie de conocimientos.  Resulta más útil que subrayar o hacer simples resúmenes, ya que permite que el cerebro trabaje con conexiones a través de contenido visual como imágenes o gráficos,que resultan más fáciles de memorizar. Además, para extraer esa información, el cerebro previamente ha tenido que procesarla, sin copiarla automáticamente, como hubiese ocurrido en un resumen.

Nueve trucos para realizar un mapa mental

8cec8702-c3c3-492b-8c05-8eec8eb21e3f

  1. Usad una hoja en horizontal
  2. Dibujad una imagen en medio que sirva como tema central del que salgan el resto de ideas y que sea fácil de recordar.
  3. De ahí, irradiad hacia el exterior las palabras clave e ideas que os parezcan más importantes.
  4. Ordenad esas ideas en el sentido de las agujas del reloj.
  5. Dibujad las ramas más o menos gruesas según la importancia de la idea.
  6. Utilizad líneas curvas.
  7. No saturéis el esquema de información, sólo una palabra clave por línea.
  8. Es importante que utilicéis muchos colores, imágenes, tamaños y otros códigos diferentes, que favorezcan que vuestra atención se centre en ellos a la hora de estudiarlos.
  9. Es muy importante que vosotros hagáis vuestros propios mapas mentales. Estudiar con los que ha hehco otra persona no tendría el mismo efecto, pues no todos procesamos la información de la misma manera.

Si seguís estos pasos, facilitaréis a vuestro cerebro el trabajo a la hora de retener conocimientos. Además, también lo podéis usar si tenéis que hacer alguna exposición sobre algún tema o cualquier otra tarea que requiera ordenar las ideas. Y, ¿quién sabe? Quizás cuando cojáis práctica podáis hacerlo mentalmente,  como Sherlock.

Vía Docsity