Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Todos sabemos que la inestabilidad económica no es una situación deseable. Y es que por regla general, en una sociedad en la que el dinero es un elemento fundamental para la obtención de todo tipo de bienes y servicios, la ausencia de éste puede suponer problemas que afectan a nuestro estilo de vida.

Pero no sólo eso; según los resultados de un reciente estudio llevado a cabo en las universidades de Columbia y Virginia en Estados Unidos, las personas poco estables en el plano financiero son susceptibles de sufrir mayor dolor físico que aquellas más seguras económicamente.

Cuidado con las decisiones impulsivas

compras online

Los autores del estudio, publicado en la revista Psychological Science, defienden la idea de que existe un mayor riesgo para la salud cuando se toman decisiones impulsivas, entre ellas las relacionadas con el dinero. Esta espontaneidad continua a la hora de realizar cualquier tarea (que por si no lo sabías, se encuentra en gran medida determinada por tus genes), a menudo acaba desembocando en una inestabilidad asociada a la falta de autocontrol.

La hipótesis de la cual partieron los investigadores, defendía que esta falta de control sobre la propia vida puede activar procesos psicológicos asociados con el miedo, el estrés y la ansiedad, los cuales presentan un mecanismo neuronal parecido al del dolor físico.

En el estudio, se analizó información personal acerca de más de 30.000 personas con situación económica diferente. Así pudieron extraerse interesantes conclusiones, como que el consumo de analgésicos resultó ser un 20 por ciento mayor en aquellos hogares en los que todos los miembros de la casa estaban paro. Por otro lado, a través de encuestas online, se demostró que factores como el desempleo se relacionan directamente con el nivel de dolor físico experimentado, que puede ser casi el doble cuando se está atravesando un período económico inestable, independientemente de la edad o de la situación emocional de la persona.

Lo que no te arruina, te hace más fuerte

dinero

Pero la relación entre inseguridad económica y dolor también puede sernos útil para medir la tolerancia de los individuos ante el propio dolor. Para ello, en un nuevo experimento se les pidió a los participantes que pensasen en un mercado laboral incierto y poco estable. A continuación, estos debían sumergir la mano en un cubo con agua helada para averiguar cuánto tiempo podían aguantar la sensación de dolor. De este modo los investigadores se dieron cuenta de que conforme mayor era el autocontrol de los individuos sobre sus propias vidas (incluida la sensación de seguridad económica), mejor toleraban el daño físico.

Como ya os explicamos hace algún tiempo en Medciencia, las personas con mayor autocontrol sobre sus vidas son más felices, y esto podría traducirse a su vez como una mejor tolerancia al dolor. “La interpretación subjetiva de la seguridad económica hace que pueda tener consecuencias importantes para cada individuo“, asegura Elieen Chou, autora principal de este innovador estudio. Dicho en otras palabras: la inestabilidad económica no sólo nos hace inseguros, sino que además puede doler. Doler de verdad.

Fuente | Psychological Science.