Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

¿Cómo reaccionarías si te dijesen que tienes una enfermedad genética?

¿Cómo reaccionarías si te dijesen que tienes una enfermedad genética?

Riesgo de cáncer de pulmón, enfermedad de Alzheimer... el diagnóstico de una enfermedad genética puede afectar a nuestra vida, ¿o no?

Uno de los dilemas que surge de forma paralela con los nuevos progresos en las herramientas de diagnóstico médicas es ‘¿Viviré mejor sabiendo qué puedo padecer o ignorándolo?’ 

De películas de ciencia ficción cómo Gataka sacamos ideas magníficas. Una realidad en la que somos diagnosticados de forma inmediata al nacer de todas las enfermedades que podemos padecer y la causa de nuestra muerte.

Aunque pueda parecer una idea descabellada, es ‘casi’ posible. Analizando el genoma y con las herramientas adecuadas para su interpretación se puede hacer un informe sobre diferentes enfermedades, trastornos y condiciones que podrán afectarnos más o menos a lo largo de nuestra vida. Pero nos hacemos la siguiente pregunta:

¿El diagnóstico de una enfermedad genética afectará a nuestro día a día?

quirofano-medicina

El dilema lo resuelven los investigadores de la Universidad de Cambridge dirigidos por la profesora Theresa Marteau. En él, estudiaron el impacto que podía causar en nuestro comportamiento el comunicado de pruebas de ADN para el diagnóstico de enfermedades.

Enfermedades cómo el Alzheimer, el cáncer, o el riesgo de padecer un ataque al corazón, repercuten severamente en nuestra vida. Tendremos nuevas obligaciones y limitaciones, de forma que adaptemos nuestras actividades para poder combatir los síntomas.

Con un total de 18 estudios, encontraron que al comunicar los resultados del diagnóstico genético, no aparecieron cambios en el comportamiento cómo dejar de fumar, dejar de beber, cambiar la dieta o hacer ejercicio.

Al mismo tiempo, no aparecieron signos de depresión o ansiedad, ni cambió las motivaciones que dichas personas seguían.

Vivimos más en el presente de lo que pensábamos

felicidad

El estudio se publicó en la revista  BMJ, y nos deja bien clara la idea en la cabeza que vivir conociendo los riesgos a los que nos enfrentamos, no nos acerca ni aleja de esos riesgos. Al tiempo que una persona con riesgo de padecer cáncer de pulmón no dejará de fumar, una persona con riesgo de padecer un ataque cardiovascular no vivirá con miedos.

“Los resultados de las pruebas genéticas afectan de forma nula o muy reducida la vida de las personas.” Comenta Theresa.

Las causas de una depresión durante un episodio de una enfermedad las recibe enteramente el tratamiento y progresión de la enfermedad. Pasar por quirófano, tomar una medicación fuerte o sentir severamente los síntomas de una enfermedad afectarán nuestra salud tanto física como mental, por lo que en nuestras manos está saber adaptarnos a los resultados del test genético para reducir el impacto de la enfermedad en nuestras vidas.

Fuente | BMJ