Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Un babuino vive tres años tras un trasplante de corazón de cerdo

Un babuino vive tres años tras un trasplante de corazón de cerdo

Un mono vive casi tres años tras un trasplante de corazón de cerdo. Esto supone un récord en la historia de la técnica y abre camino para su uso en humanos
11/04/2016 a las 9:02 UTC · David Medina Cortés

Uno de los mayores retos que ha abordado la medicina moderna es el de los xenotrasplantes, es decir, aquellos trasplantes que se producen entre dos especies distintas. El mayor problema que plantea esta técnica es la alta probabilidad de que el cuerpo reaccione de manera agresiva contra el órgano extraño.

Sin embargo, hay maneras de evitarlo. De hecho, en los últimos 20 años se ha trabajado habitualmente con el cerdo. Por ejemplo, el trasplante de sus válvulas cardiacas es una operación usada en el tratamiento de enfermedades cardiovasculares.

Un estudio publicado hace solo unos días en la revista Nature Communications puede abrir nuevos horizontes en la ciencia de los trasplantes. En él se relata el caso de un babuino que sobrevivió durante casi tres años con un corazón de cerdo completo y perfectamente funcional.

El trasplante de corazón de cerdo a humanos, cada vez más cerca

trasplante de corazón de cerdo

En el estudio, llevado a cabo por investigadores del National Heart, Lung, and Blood Institute (EE.UU), se le insertó al mono un corazón de cerdo en el abdomen. El mono vivió durante meses con dos corazones funcionando, puesto que el suyo no tenía problema alguno. El objetivo de la investigación fue buscar estrategias que evitaran el rechazo del órgano. Y, a juzgar por los resultados, pueden estar satisfechos.

De hecho, el rechazo es el principal obstáculo a la hora del transplante, más que la intervención quirúrgica en sí. Esto se debe a que cada uno de nosotros tiene en sus células marcadores que las identifican como propias. Estos marcadores son usados por el sistema inmune para distinguir las células del organismo y otras células extrañas como las bacterias o los virus, por lo que son fundamentales para la defensas del cuerpo. A menudo, los marcadores son distintos entre personas de la misma familia, así que no digamos de una especie a otra. Por ello, lo normal es que el órgano trasplantado sea reconocido como ajeno y sea atacado por las defensas del cuerpo.

Entonces, ¿cómo ha sido posible este hito? Pues gracias a un estudiado programa de fármacos que regulan la actividad del sistema inmune y de ingeniería genética, gracias a la cual pueden controlarse los marcadores que presentan las células cardíacas. Hasta ahora, nunca se había conseguido que un órgano sobreviviese en el cuerpo de otra especie más de 500 días. Ahora, el récord se ha situado en los 945 días.

Los xenotrasplantes podrían salvar miles de vidas humanas

trasplante

Probablemente, si hace algunos años los científicos hubieran explicado su trabajo a la gente común se les consideraría como doctores locos que buscan construir un Frankenstein. Sin embargo, la realidad es que el estudio puede ser muy importante para la medicina. En primer lugar, porque la especie receptora ha sido un primate, por lo que comparte muchas características con nosotros. Algo similar ocurre con el cerdo, cuyos órganos tienen un tamaño muy parecido al de los seres humanos y cuyo ADN se conoce a la perfección, lo que puede servir para disminuir el riesgo de rechazo a través de la ingeniería genética.

También es cierto que son muchas las dificultades a las que debe de enfrentarse la ciencia para utilizar la técnica en humanos. Principalmente, que el receptor del órgano deberá consumir drogas que supriman su sistema inmune durante toda su vida, con los peligros que esto conlleva. Además, puede resultar poco adecuado éticamente crear y criar cerdos genéticamente modificados con la finalidad de utilizar sus órganos para curar enfermedades.

En cualquier caso, de avanzarse en este campo las más de 5.000 personas que en España están esperando un trasplante podrían contar, en caso de extrema necesidad, con un órgano al instante.