Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Marihuana y genética, una misteriosa relación

Marihuana y genética, una misteriosa relación

La dependencia de la marihuana, ya sea para su uso terapéutico o por puro ocio, podría tener un componente genético según un reciente estudio.

La dependencia de la marihuana o cannabis siempre ha sido complicada de describir; aún hoy en día no podemos hablar de una “dependencia física” donde el organismo “necesita” consumir, pero sí sabemos que existe una “dependencia psicológica”, donde el hábito de consumo nos hace volver.

En el caso de la marihuana, esto puede ser bueno… o malo. Precisamente esta planta tiene dos moléculas bien diferenciadas que, dentro de cada situación, pueden ser el héroe o el villano: El tetrahidrocannabinol (THC) es el componente psicoactivo, responsable de los efectos a nivel mental y cerebral de la droga; y el cannabinol (CBD) es el otro componente, más llamativo por sus efectos medicinales.

Sí, la marihuana y su consumo tiene sus pros y sus contras, pero ninguna sustancia debería conllevar una “necesidad” o dependencia de consumo, y en este caso sí existe tal dependencia. Ahora, un reciente estudio publicado en JAMA Psychiatry nos lo confirma: La dependencia de la marihuana tiene motivos genéticos.

La dependencia de la marihuana y la genética

En el estudio, llevado a cabo por el Dr. Joel Gelernter y sus colegas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, se llegó a la conclusión de que existiría una relación significativa entre tres marcadores genéticos y la dependencia de la marihuana, la cual puede afectar a aspectos de la vida como las relaciones personales y el trabajo.

cannabis

Pero la cosa no queda aquí, y es que según el estudio también existiría relación entre estos marcadores genéticos y un aumento de riesgo de sufrir depresión, lo que podría explicar por qué en muchas ocasiones se presentan juntas la dependencia de la marihuana y esta enfermedad psiquiátrica.

Aún así, cabe destacar que la dependencia de la marihuana no es ni mucho menos una de las más importantes según un estudio de The Lancet de 2007. En dicho estudio, la marihuana no estaba ni siquiera entre las 5 sustancias más adictivas del planeta (se estima que el 9% de sus consumidores acaban convirtiéndose en dependientes), siendo la heroína, el alcohol y la cocaína las que se llevarían este dudoso honor de copar el podium de la adicción.

Los genes responsables de la dependencia de la marihuana

tratamiento de edición genética

Para el estudio, Gelernter y sus colegas analizaron datos de más de 14.000 individuos de EE.UU. que habían participado en un estudio de investigación sobre genética y trastornos por abuso de sustancias. De todos ellos, entre el 18 y 36% sufrían dependencia de la marihuana, por lo que los investigadores buscaron similiturdes o variaciones genéticas repetidas en todos ellos.

Y las encontraron; hubo hasta tres variantes genéticas que se podían vincular a los síntomas de dependencia de la marihuana. Curiosamente, una de estas variantes genéticas parece tener relación con la dependencia de otras sustancias como los opiáceos (como la morfina).

Por otro lado, otra de las tres variantes genéticas se encontraría en un gen conocido como CSMD1, cuya función es clave en el correcto desarrollo del sistema nervioso. Y… ¡sorpresa!, dicho gen es conocido por tener relación con el aumento del riesgo de esquizofrenia pero presentando otras variantes genéticas diferentes al actual estudio (es decir, que el CSMD1 que aumenta el riesgo de dependencia no es el mismo que aumenta el riesgo de esquizofrenia). Aún así, el hallazgo no deja de ser curioso, pues otros estudios sí han relacionado el abuso y dependencia de la marihuana en épocas tempranas de la vida con el aumento del riesgo de esquizofrenia.

Repitamos una vez más: Relación NO implica causalidad

marihuana_genetica

Para acabar, los investigadores dejan claro lo mismo que os solemos decir cada vez que se realizan estudios de este estilo: Se ha encontrado una asociación o relación entre unos determinados genes y la dependencia de la marihuana; es decir, dichos marcadores genéticos parecen encontrarse en todos o gran parte de los individuos que desarrollan la dependencia. Sin embargo, esto no quiere decir que la genética determine la dependencia; NO hay una relación causa-efecto, al menos no en este estudio.

Por otro lado, y en relación a las variantes genéticas que comparten la dependencia de la marihuana, la depresión y la esquizofrenia, los investigadores también concluyen que es muy probable que aquí no exista una relación genética, sino que más bien los individuos que sufran alguna de estas enfermedades sean más proclives a usar la droga como forma de mitigar sus síntomas (aunque el estudio que relacionó la marihuana y el riesgo de sufrir esquizofrenia sí encontró una causa-efecto, de la depresión aún no sabemos suficiente en este aspecto).

Para finalizar, es necesario puntualizar que normalmente suele ser el THC el ingrediente de la marihuana que produce estos efectos adversos; su otro ingrediente, el CBD, es el que tiene más papeletas para ser usado a nivel médico como terapia de futuro. Pero, aún así, necesitamos seguir investigando.