Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

El DMT, la molécula de Dios

El DMT, la molécula de Dios

El DMT, o la molécula de Dios, es un psicotrópico que produce intensas visiones y puede ser liberado por el cerebro en situaciones cercanas a la muerte
18/04/2016 a las 8:59 UTC · David Medina Cortés

La variedad de drogas que lleva consumiendo el ser humano desde hace miles de años es inabarcable. Las hay de todos los efectos, de todas las vías de administración, las hay naturales y sintéticas… Sin embargo, de todas ellas las drogas psicotrópicas o psicodélicas son probablemente las que más interés despiertan entre los científicos y la sociedad en general.

Estas son sustancias que alteran el estado mental del ser humano produciendo percepciones, visiones o pensamientos totalmente distintos a los habituales. El hecho de que perturben el estado cerebral ha hecho de los psicotrópicos grandes aliados de chamanes y ritos religiosos, así como de neurocientíficos que buscan entender el funcionamiento del cerebro.

Una de ellas es la dimetiltriptamina o DMT, popularmente conocida como la molécula espiritual o la molécula de Dios. Según algunos científicos, el DMT es segregado por el cerebro en experiencias cercanas a la muerte y, aunque se consuma una muy pequeña cantidad, produce alucinaciones muy intensas y elaboradas.

La molécula de Dios está en nuestro cerebro

cerebro_bialfabetizacion

El DMT es una molécula de estructura sencilla que, al igual que otros psicodélicos, actúa directamente sobre los receptores de serotonina del cerebro. Está presente de manera natural en gran cantidad de plantas y animales. Entre ellas, la Mimosa tenuiflora, un arbusto americano utilizado por los chamanes de las tribus del Amazonas para fabricar la famosa ayahuasca. Sin embargo, lo que más ha llamado la atención a los científicos que han estudiado el DMT es que puede encontrarse en pequeñas cantidades en el cerebro humano. Y, ¿qué hace ahí un alucinógeno tan potente?

A esta pregunta quiso responder el psiquiatra estadounidense Rick Strassman, autor del libro DMT: The spirit molecule durante su estancia en la University of New Mexico. Strassman administró mas de 400 dosis a 60 personas voluntarias y registró y estudió los efectos de la droga. Según su teoría, esta molécula es segregada por la glándula pineal, un pequeño órgano situado en el centro del cerebro.

Se produciría principalmente en ciertos estados psicóticos naturales como el nacimiento, los sueños y las experiencias cercanas a la muerte. Así, el DMT podría explicar las visiones relatadas por muchas personas que han estado en esta situación. Asimismo, cantidades elevadas podría relacionarse con algunas enfermedades mentales como la esquizofrenia o el autismo.

Los efectos del DMT

drogas_alucinogenas

Según Terence Mckenna, que puede considerarse experto en este tipo de droga, probablemente el DMT sea la droga más potente del mundo. Principalmente se consume ingerida (como en el caso de la ayahuasca) o fumada e inhalada. Sin embargo, para consumirla es necesario combinarla con otra sustancia que evita que el DMT sea degradado en el estómago. Los efectos se manifiestan segundos después de su ingestión y suelen durar pocos minutos.

Según los consumidores, se sufren alucinaciones de gran intensidad y elaboración, que incluye visiones y comunicaciones con “seres desconocidos” (extraterrestres, insectoides o reptilianos), “maquinarias y ciudades futuristas” o “expansión mental”. Si se investiga por la red pueden encontrarse testimonios en primera persona de sus efectos. Uno de los más llamativos es el siguiente:

Al principio era igual que un caleidoscopio. Y después había pirámides, y luego símbolos con pirámides dentro, y se estaban fundiendo, combinando. Me sentía como si estuviera en una infinidad de tetas. Muy amorosas y cálidas, tetas y miel. Era como si tuviera el Sol iluminándome directamente aquí, la luz más cálida que he sentido.

Por supuesto, los efectos negativos de las drogas psicodélicas son conocidos. Entre ellos se encuentran la ansiedad, confusión, nerviosismo y, en algunas ocasiones, psicosis. Si queréis saber más, podéis ver un documental sobre esta droga en el siguiente vídeo: