Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

El Alzheimer ya puede curarse, por ahora en ratones

El Alzheimer ya puede curarse, por ahora en ratones

Investigadores escoceses desarrollan lo que podría ser el fármaco definitivo al acabar con el Alzheimer en ratones.

Tener conciencia nula del momento en el que vivimos y el lugar, olvidar a nuestros seres queridos, sentir que estamos bajo constante amenaza y que lo más importante es estar en nuestro hogar y tener nuestro dinero a salvo; así se siente una persona con Alzheimer.

Si a esto le añadimos que dicha persona es incapaz de darse cuenta de su estado, nos enfrentamos a una enfermedad que cada vez afecta a mayor parte de la población, y lo que es peor, afecta desde edades más tempranas. Empieza con la demencia, usual en la vejez, pero consigue agravar la situación del adulto hasta el punto de sumergirse en el Alzheimer.

Investigado paralelamente por científicos de todo el mundo, el Alzheimer es junto al cáncer y la obesidad uno de los objetivos principales a tratar en lo que nos espera de futuro. Hoy me he despertado leyendo una noticia esperanzadora.

Investigadores escoceses logran acabar con el Alzheimer en ratones

viejos

Cómo muchas de las investigaciones que tienen como objetivo tratar una condición en un animal superior o el mismísimo ser humano, deben de plantear un escalado con las diferentes pruebas para estudiar su viabilidad. De esta forma, los investigadores de la Universidad de Glasgow y el Instituto de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Hong Kong tomaron el modelo murino cómo herramienta para estudiar cómo revertir los síntomas del Alzheimer en este estudio.

La terapia tendría cómo diana la IL-33, una proteína presente de forma natural en nuestro cerebro y en la médula espinal. Curiosamente, esta interleuquina aparece expresada en menor concentración en el cerebro de aquellas personas que padecen Alzheimer. La relación que parece existir entre la IL-33 y el Alzheimer reside en la supuesta capacidad para eliminar las placas amiloides -conocidos biomarcadores del Alzheimer- al reclutar nuestro sistema inmune y mediante la producción de una enzima llamada niprilisina.

Ya conocíamos con detalle que en la progresión del Alzheimer era característica la acumulación de placas amiloides en el cerebro, que de forma gradual erosionaban la conexión entre nuestras células nerviosas desencadenando la muerte celular y en total una pérdida en el tejido.

Fármacos contra el olvido

fármacosTras probar los efectos de la IL-33 en una línea de ratones genéticamente modificados para imitar el desarrollo del Alzheimer humano, encontraron que lograba revertir los síntomas del Alzheimer. Ahora le toca el turno de plantear la fase clínica I, con voluntarios sanos que tendrán una dosis de IL-33 . Si todo marcha según lo previsto, Jim Pearson director de policy and reseach for charity Alzheimer Scotland afirma que superaran la segunda fase clínica en 2017 cuándo será posible hacer las pruebas en enfermos de Alzheimer.

Se espera con gran expectación que los resultados de este fármaco en ratones no sean tóxicos en una dosis efectiva para el ser humano, y logre acabar de una vez por todas con la enfermedad del Alzheimer.