Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

El nivel de contaminación actual extinguió a los dinosaurios

El nivel de contaminación actual extinguió a los dinosaurios

Un nuevo estudio revela que el nivel de contaminación actual se repitió hace millones de años, provocando un cambio climático y dos extinciones masivas
6/04/2016 a las 19:07 UTC · David Medina Cortés

Después de multitud de cumbres internacionales sin apenas resultados y de buenas intenciones que no se ejecutaron, seguimos provocando un cambio climático que está llevando al límite a nuestro planeta y cuyas consecuencias son, en gran medida, impredecibles.

Según datos de la NASA los primeros meses de 2016 han batido todos los récords históricos en materia de calentamiento global. Sube la temperatura de los océanos y el derretimiento de los polos continúa acelerándose, provocando ya aumentos significativos en el nivel del mar.

Los últimos precedentes en los que se produjo tal nivel de contaminación atmosférica no revelan resultados esperanzadores. Hasta en dos ocasiones se produjo una extinción masiva que, entre otros seres vivos, se llevó consigo a los dinosaurios.

El nivel de contaminación actual ya provocó un brusco cambio climático

calentamiento global 1

Un nuevo estudio científico, publicado en la revista Nature Geoscience, demuestra que las actuales emisiones de carbono son las más altas en los últimos 66 millones de años, cuando se extinguieron los dinosaurios. Para ello, analizaron sedimentos de la costa de Nueva Jersey, fijándose en los isótopos Carbono-13 y Oxígeno-18. Ambas son versiones estables del carbono y del oxígeno que encontramos en la naturaleza y que aportan información acerca de la cantidad de dióxido de carbono (CO2) y de la temperatura que existía cuando se formaron dichos sedimentos.

El grupo de investigación, liderado por Richard Zeebe de la University of Hawaii, encontró además que los indicadores de emisiones de carbono y de calentamiento global que observamos en la actualidad solo son comparables con los que produjeron un brusco cambio climático conocido como Máximo Térmico del Paleoceno – Eoceno (PTEM, por sus siglas en inglés). Este tuvo lugar hace 58 millones de años y provocó una nueva extinción masiva que afectó, sobre todo, a las especies marinas. Se produjo debido a una intensa actividad volcánica, que desprendió ingentes cantidades de CO2 y metano a la atmósfera.

El PTEM es un buen punto de referencia porque, según los científicos, comparte muchas características con el cambio climático actual: aumento de la temperatura del planeta, derretimiento de los casquetes polares y aumento del nivel del mar. Pues bien, según los cálculos de Zeebe y sus colaboradores, en aquellos tiempos las emisiones de carbonos rondaban la tonelada métrica al año. En la actualidad, arrojamos anualmente 10 toneladas métricas de CO2, es decir, diez veces más.

El exceso de carbono en la atmósfera produce extinciones masivas

Dinosaurio

Quizá no podamos prever con exactitud que ocurrirá si mantenemos la actividad industrial de la actualidad. Sin embargo, lo que sí parece claro son las graves consecuencias que conllevará para la vida. De este modo, los altos niveles de carbono en la atmósfera producidos por la elevada actividad volcánica y por la colisión de uno o varios meteoritos gigantes produjo, hace 66 millones de años, la desaparición de los dinosaurios.

Varios millones de años después, nuevas emisiones naturales de gases de efecto invernadero provocaron un cambio climático que afectó especialmente al plancton marino y a los corales, produciéndose una nueva extinción masiva. La tendencia no deja dudas: los máximos damnificados por la rotura del equilibrio de nuestro planeta somos nosotros, los seres vivos.