Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La NASA acaba de salvar al telescopio Kepler de su mayor crisis

La NASA acaba de salvar al telescopio Kepler de su mayor crisis

El fallo del telescopio Kepler, que provocó que entrase en modo de emergencia, ha sido solucionado por fin por la NASA.

Una potencialmente grave fallo del telescopio Kepler había dejado con miedo a la comunidad científica, pero afortunadamente parece que lo peor ha pasado.

El Kepler es posiblemente uno de los telescopios espaciales más famosos, y no es por nada. Ha sido el responsable de descubrir más de 2.700 posibles exoplanetas, y de confirmar la presencia de 114 planetas en 69 sistemas diferentes.

Kepler nos ha demostrado que ahí fuera hay un universo que quita el aliento, sólo hay que saber cómo y dónde mirar. Por eso los científicos de todo el mundo hacen turnos para apuntarlo a las zonas más recónditas del espacio y obtener información que nos permitan encontrar mundos similares al nuestro.

Cómo empezó el fallo del telescopio Kepler

Siete años después de su lanzamiento, Kepler no se encuentra en su mejor momento, pero seguía aportando datos muy importantes. Todo hasta el pasado jueves 8 de abril, cuando una conexión con el satélite reveló que los sistemas habían entrado en modo de emergencia.

En teoría Kepler iba a empezar esta misma semana una nueva misión, en la que, usando una nueva técnica aprovechándose de los efectos de la gravedad, el telescopio iba a buscar nuevos exoplanetas en nuevas zonas, especialmente en el centro de la Vía Lactea.

kepler 3

Para ello el control en tierra tenía que mandar órdenes para maniobrar el satélite a la posición adecuada, que se encontraba “descansando” después de una misión el pasado marzo. Cuando Kepler no está en uso, se mantiene en modo PRS, de descanso, en el que la antena apunta a la Tierra y se reduce el uso de combustible.

Pero cuando el control en tierra se conectó a Kepler, descubrió que 14 horas antes había entrado en modo de emergencia, minimizando todas sus funciones. En este modo el aparato consume más combustible para mantenerse en la misma órbita.

La NASA consigue arreglar un satélite a 120 millones de kilómetros

Tal y como estaba, era imposible iniciar la misión, así que la NASA inició inmediatamente los trabajos para recuperar el satélite.

Si el Kepler gastaba todo su combustible, su utilidad se vería muy reducida incluso aunque fuese recuperado, así que había cierta prisa; el problema es que Kepler no orbita alrededor de la Tierra, sino que lo hace alrededor del Sol, y en estos momentos se encuentra a unos 120 millones de kilómetros.

Así que ir allí para arreglar el satélite simplemente no es posible; y aunque no se perdió la comunicación con la nave con ondas de radio, estas tardan unos 13 minutos en llegar, por lo que el proceso de diagnostico y reparación del sistema fue tremendamente lento y frustrante.

kepler 2

Pero esta perseverancia ha dado sus frutos, y hoy la NASA ha anunciado que ha recuperado el control de Kepler y está trabajando para que vuelva a operar normalmente.

Por el momento, ha vuelto a su modo de ahorro de combustible, y seguirá así hasta que la NASA considere que es seguro reiniciar las operaciones, aunque la organización ha vuelto a asegurar que la prioridad es que Kepler vuelva a trabajar lo antes posible para no aumentar aún más la cola de trabajo.

Esta no es la primera ocasión en la que Kepler ha sufrido un grave problema; el satélite necesita al menos tres de los cuatro giroscopios que tiene para orientarse a si mismo en el espacio, pero para 2013 ya se habían roto dos.

 

Desde entonces la NASA ha buscado nuevos métodos y misiones para aprovechar al Kepler en la orientación que tiene, como la que iba a iniciar cuando ocurrió este último problema, centrada en descubrir los secretos del centro de la Vía Lactea.