Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Apple y Donald Trump, historia de una relación complicada

Apple y Donald Trump, historia de una relación complicada

Apple habría retirado todo su apoyo a los republicanos en esta campaña política estadounidense, y el responsable sería Donald Trump.
En:

Estados Unidos está viviendo un proceso electoral que marcará los próximos cuatro años del país, pero la gran mayoría de los focos se centran en enfocar a Donald Trump.

Este personaje, cabeza actual de los republicanos en la carrera, no necesita ninguna presentación en estos momentos: todos lo conocemos por la infinidad de titulares que ha provocado en todo el mundo, no sólo en el país que vive esas elecciones. Titulares controvertidos que han provocado rechazo en muchos sectores de la población, y que se habría contagiado a una de las compañías tecnológicas más importantes de EEUU.

Donald Trump no contará con el apoyo de Apple

apple-campus-cupertino

Según ha publicado Tony Romm en Politico, Apple habría comunicado a los líderes republicanos que no proporcionará ningún tipo de apoyo al partido, señalando a Donald Trump como el responsable de esta retirada. Esto significa que la compañía de Cupertino no realizaría aportaciones económicas a su campaña, y tampoco aportaría productos tecnológicos (como ordenadores o móviles) para la campaña del partido republicano.

Apple ha rechazado hacer declaraciones al respecto, dejando también en el aire qué harán con los demócratas, mientras que una portavoz del GOP (Republican National Committee) ha respondido que “estamos trabajando con un grupo de grandes partners tecnológicos que están centrados en ser parte del proceso político americano”. Una portavoz de la campaña de Trump no ha respondido a las preguntas, aunque no sería descabellado esperar una respuesta del propio Trump en los próximos días.

¿Cómo ha ayudado Apple en otras ocasiones a los partidos?

democratas-republicanos

Desde fuera del país puede parecer extraño que las empresas apoyen a los partidos de una forma activa, pero en EEUU se trata de algo más normalizado. En este caso, Google, Facebook y Microsoft ya han comentado que darán algo de apoyo al evento que el GOP realizará en Cleveland el mes que viene, cosa que Apple no hará esta vez.

Si miramos al pasado podemos ver cómo Apple no ha sido un jugador activo en las batallas políticas, pero sí podemos ver que ha estado presente: en 2008 dio 140.000 dólares a republicanos y demócratas, además de prestar equipos como MacBooks. En 2012 no dieron dinero, pero volvieron a prestar sus equipos a ambos.

Las empresas tecnológicas estadounidenses, por lo general, tratan de evitar esa guerra colocándose en un terreno neutral ante ambos partidos, aunque sus líderes sean de corte liberal. Empresas como Google y Facebook tienen comités políticos que se encargan de dividir las donaciones entre los líderes de los dos partidos, pero la ascensión de Donald Trump habría cambiado las reglas del juego.

¿Por qué Apple ha tomado esta decisión?

donald-trump-campaña-moviles

Ni siquiera es necesario no vivir en una cueva para conocer algunos de los comentarios controvertidos de Donald Trump sobre las mujeres, los musulmanes y los grupos minoritarios; comentarios que no habrían gustado nada entre los directivos de las empresas tecnológicas, según Politico.

Apple habría apuntado a esos comentarios como causa para retirar su apoyo, aunque no sería la primera: marcas como Coca-Cola ya han decidido que retirarán parte del apoyo, si no retiran todo su apoyo, a la campaña de la cabeza republicana. Incluso plataformas de protesta ciudadana han estado pidiendo a las grandes compañías que retiren su apoyo, algo que podría llevar a posteriores boicots a las marcas que apoyen a Trump.

Además, Donald Trump ha tomado una postura constante contra la industria tecnológica, pero su discurso se ha centrado en atacar a Apple: ya prometió que haría que la marca de la manzana construyera sus dispositivos en EEUU, por no hablar de cuando llamó a un boicot contra Apple por no desbloquear el infame iPhone de San Bernardino. Lo cual es muy irónico cuando sabemos que Donald Trump mantiene entre 1.1 y 2.25 millones de dólares en acciones de la compañía, como podemos leer en The Telegraph.