Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Ahora sí, la vacuna universal contra el cáncer está más cerca

Ahora sí, la vacuna universal contra el cáncer está más cerca

Un grupo de investigadores alemanes ha dado un nuevo paso hacia una vacuna universal contra el cáncer basada en nanopartículas de ARN.

Los avances progresivos de la ciencia poco a poco han propiciado la aparición de vacunas que han conseguido erradicar en muchas zonas del planeta enfermedades que hace no muchos años mataban a miles de personas.

Gracias a estas vacunas, conseguimos que nuestro sistema inmune tenga toda la artillería cargada de cara a la infección de un microorganismo patógeno, pero el problema viene cuando lo que queremos prevenir es una enfermedad que no ha sido causada por ningún agente externo.

Este es el caso del cáncer; que, como sabéis, se debe a la división descontrolada de nuestras propias células. Esto dificulta la elaboración de vacunas, ¿pero qué pasaría si engañamos a nuestro organismo y le hacemos creer que estamos sufriendo el ataque de un virus o cualquier otro microbio infeccioso? Pues precisamente en eso se basa la reciente investigación de un grupo de científicos alemanes, que han dado un gran paso hacia la elaboración de una vacuna universal contra el cáncer.

¿Qué son las células dendríticas?

dendritic-cell_e5bf7b06bb6ab713711cb5d17aa40722

Esta vacuna se basa principalmente en la activación de las células dendríticas, por lo que es necesario explicar en primer lugar en qué consisten.

Estas células forma parte del sistema de inmunidad innata de nuestro organismo y, aunque son capaces de fagocitar patógenos por sí mismas, su función normalmente se basa en procesar los antígenos (parte del agente infeccioso desencadenante de la respuesta inmune), exponiéndolos en su superficie para que sean reconocidos por los linfocitos B y T, que son los que desencadenarán una respuesta más potente y especializada. 

¿En qué consiste esta vacuna universal contra el cáncer?

vacuna universal contra el cáncer

Esta vacuna, que ha sido probada en ratones, se basa en el uso de nanopartículas de ARN, que simularían una infección viral, desatando la respuesta inmune necesaria para defender al organismo de este ataque.

Estas nanopartículas son de lo que se conoce como ARN-lipoplex, consistente en la molécula de ARN envuelta en una membrana lipídica, que simula las membranas celulares, impidiendo que sea degradada tras su entrada en el organismo y favoreciendo su absorción por parte de las células del sistema inmunológico.

Al ajustar la carga eléctrica de estas nanopartículas para que sea ligeramente negativa, se consigue que sean atraídas por las células dendríticas, que las absorberán fácilmente gracias a la membrana de lípidos.

A continuación, este ARN lipoplex será procesado por las células dendríticas, que expondrán en su superficie el antígeno específico del tumor, favoreciendo que el resto del sistema inmune actúe selectivamente contra todo lo que se le parezca y elimine cualquier resquicio tumoral que encuentre a su paso.

Según estos científicos, cualquier antígeno proteico puede estar contenido en el ARN, por lo que de este modo se podrían diseñar vacunas contra todo tipo de cánceres.

De momento ha dado muy buenos resultados en modelos tumorales de ratón, e incluso también en tres pacientes con melanoma avanzado, aunque es muy pronto para lanzar las campanas al vuelo y aún tendremos que esperar mucho para disponer de esta gran vacuna. El día que eso pase, la ciencia habrá ganado una batalla más al cáncer, así que esperemos que sea pronto.