Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La enfermedad del ladrón perfecto

La enfermedad del ladrón perfecto

Os hablamos de la adermatoglifia,una curiosa condición genética que se manifiesta a través de síntomas tan peculiares como la ausencia de huellas dactilares

Como sabéis, uno de los primeros pasos que sigue la policía cuando llega a la escena de un crimen es la búsqueda de huellas dactilares que puedan dar una pista sobre el responsable de los hechos.

A veces resulta complicado, pues muchos criminales optan por el uso de guantes, trapos u otras formas de camuflar esta marca personal que se encuentra tatuada en la piel desde nuestro nacimiento, ¿pero qué pasaría si no fuese necesario recurrir a estos trucos?

Eso es lo que le pasa a las poquísimas personas afectadas por una rara condición genética conocida como adermatoglifia, que consiste en la ausencia de la más mínima huella dactilar en los dedos del paciente.

¿Qué son las huellas dactilares?

cresta

Acostumbramos a llamar huellas dactilares a la serie de marcas redondeadas que tenemos sobre las yemas de los dedos, pero lo cierto es que eso son las crestas papilares, mientras que las huellas son la impresión a la que éstas dan lugar como resultado de la mezcla del sudor y la grasa natural de la piel sobre cualquier superficie que se toque.

Aunque existe bastante controversia al respecto, por lo general el patrón de las crestas papilares se considera específico de cada individuo, por lo que todos los ciudadanos debemos tener registrada nuestra impresión dactilar con el fin de poder identificarnos de cara a procesos legales futuros.

La adermatoglifia, un curioso trastorno de la piel

adermatoglifia

Aunque la inmensa mayoría de los seres humanos tenemos estas crestas papilares en nuestros dedos, existen en el mundo unos pocos casos de personas afectadas por un trastorno de la piel cuya manifestación más curiosa es la ausencia total de este tipo de marcas.

Se trata de la adermatoglifia y es tan sumamente rara que apenas se conocen unas pocas personas en el mundo afectadas por ella. Eso sí, el componente genético está más que claro si tenemos en cuenta casos como el de una familia suiza, de la cual hasta nueve miembros la tienen.

De hecho, esta familia formó parte de un estudio, publicado en 2011 en al American Journal of Human Genetics, en el que se localizó que el gen mutado responsable de la misma era el llamado SMARCAD1.

Este gen tiene un papel muy importante como regulador de otros genes responsables del desarrollo genético y también se asocia a la formación de las glándulas sudoríparas, por lo que en caso de estar mutado se producirán una serie de consecuencias genéticas que conducirán a la ausencia de huellas digitales y, además, a una producción de sudoración muy escasa.

No es una enfermedad grave, ni muchísimo menos; pero, como imaginaréis, es un verdadero incordio para hacerse el DNI o el pasaporte. Eso sí, para robar seguro que aporta más de una ventaja.